«Tranquila, no queremos que te vayas», dicen en Colloto a una enfermera de la UCI

M.D. OVIEDO

OVIEDO

Cartel de agradecimiento a una enfermera de la UCI del HUCA colgado por sus vecinos, en Colloto
Cartel de agradecimiento a una enfermera de la UCI del HUCA colgado por sus vecinos, en Colloto

Los vecinos colocaron un cartel de ánimo por su valentía frente al coronavirus y ella responde agradeciéndoles que se queden en casa y la labor de los trabajadores de supermercados

16 abr 2020 . Actualizado a las 14:33 h.

Los vecinos de Colloto de una enfermera de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del HUCA han querido mostrarle todo su apoyo y solidaridad con el trabajo que está desarrollando para luchar contra el coronavirus. Por ello, cuando en otras partes del país se están dando casos de personal sanitario que están recibiendo insultos y amenazas para que se vayan a vivir a otra parte, en este vecindario de Colloto le pidieron a su vecina del 2º A que no se vaya del edificio, que la quieren entre ellos por su valentía para enfrentarse día a día a la pandemia y que, pese a que ella tenga miedo al contagio que siga siendo valiente y continúe para ayudar a salvar vidas humanas y a doblegar al COVID-19.

La idea le surgió a Montserrat Diaz Fernández, de Plaza Pueblo de Madrid, en Colloto. «Me llegó mucho al alma el tema de la chica de Cartagena del supermercado ya que yo trabajo el Alimerka y todos los casos que están saliendo», en alusión a insultos y degradaciones que se dan en algunos lugares por el miedo al contagio. «Se la escribí porque me imagino todo lo que pueden estar pasando viviendo y viendo en esa UCI.Ya que ella nunca nos cuenta nada como es lógico.Y también sé por lo que mis compañeras pasan día a día en el super ya que yo en estos momentos estoy de baja laboral», afirma.

El primero en ver la nota fue el marido de la enfermera, que había bajado la perra a dar un paseo. «Cuando subió me dijo que había algo abajo para mí», afirma Paz Castelao. Apunta que, ante todo lo que se ve en otros lugares, tuvo cierto temor pero cuando vio el mensaje «me emocionó, era un mensaje muy cariñoso y muy satisfactorio». Por ello, sacó su bolígrado del bolso y escribió a mano su agradecimiento a todos los que se quedan en casa y también se acordó de otro colectivo que también es vulnerable, los trabajadores de los supermercados. Concretamente, a la vecina empleada de Alimerka, «y del resto de supermercados, de la limpieza porque todos estamos expuestos y estamos tirando del carro», apunta.