Auge y caída de Galerías Preciados en Oviedo

OVIEDO

Galerías Preciados en la calle Uría de Oviedo, construido por Feduchi y Bassó, que fue inaugurado en el año 1975
Galerías Preciados en la calle Uría de Oviedo, construido por Feduchi y Bassó, que fue inaugurado en el año 1975

Los grandes almacenes de Pepín Fernández supusieron el desembarco de la modernidad del comercio a lo grande en la capital

26 abr 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Eran los años 70 de la modernidad en el comercio, un modelo que llegaba con algo de retraso frente a Estados Unidos y Europa. Los grandes almacenes ya se conocían en Oviedo (Botas, Al Pelayo, Simago), pero la llegada de Galerías Preciados supuso un antes y un después en la forma de consumo.

Un asturiano retornado, Pepín Fernández, había fundado en 1943, en la calle Preciados de Madrid, una tienda al estilo de El Encanto cubano. Le fue bien, pese a la competencia familiar muy cercana de El Corte Inglés.

Según cuenta el profesor José María Rodríguez-Vigil en Arquitectura, consumo y sociedad: Galerías Preciados y otros almacenes en la ciudad de Oviedo, cuando la empresa de Pepín Fernández llegó finalmente a Oviedo «encontró el terreno bien abonado y ganar la partida, únicamente tuvo que subir la apuesta. Tras filtrarse rumores sobre una posible apertura inminente de El Corte Inglés, Pepín Fernández, fundador de Galerías, anunciaba en marzo de 1973 la instalación de una sucursal de su emporio en Oviedo, rompiendo una promesa realizada a la familia Botas de no situarse jamás en Asturias».