La Taberna del Zurdo entra en concurso de acreedores y cierra temporalmente

X. M. REDACCIÓN

OVIEDO

Trabajadoras de La Taberna del Zurdo, protestando frente al restaurante
Trabajadoras de La Taberna del Zurdo, protestando frente al restaurante

«¿Quién puede estar tres meses sin trabajar?», lamentan los trabajadores, a los que se les deben varios meses de sueldo y, hasta que los juzgados resuelvan la situación, estarán sin cobrar, sin poder buscar otro trabajo ni solicitar el paro

04 ago 2022 . Actualizado a las 18:31 h.

La Taberna del Zurdo de Oviedo, rebautizada hace un año como Bazaar Gastro, ha anunciado este jueves a sus trabajadores que la empresa ha entrado en preconcurso de acreedores. El restaurante ovetense cierra provisionalmente, dejando a sus trabajadores varios meses sin pagar y en una situación complicada. Borja Castellanos es uno de ellos. Trabaja desde hace cuatro años en el restaurante y hoy, tras una reunión con los propietarios, les han comunicado sin previo aviso que la empresa entrará en preconcurso de acreedores. «El lunes estábamos trabajando con total normalidad, nos pasaron los horarios del mes. Teníamos reservas para agosto. El martes nos mandaron un mensaje para citarnos a una reunión y hoy nos dieron la noticia», lamenta Castellanos sobre el hacer de la empresa. 

«¿Quién puede estar tres meses sin trabajar?», se pregunta Castellanos, que se ve obligado a vender su coche para subsistir mientras se resuelve la situación. Él, padre de una niña de seis años, puede apoyarse en sus padres pero explica que otras compañeras no tienen tanta suerte y se preguntan cómo van a hacer para pagar el alquiler. «Básicamente, nos han dejado en una situación en la que no podemos hacer nada, tan solo esperar a que se resuelva». La empresa les ha dado vacaciones durante el mes de agosto, pero sin cobrar.

«Ya no solo no cobras julio, que lo trabajaste, es que no cobras el finiquito que dabas por hecho. Ahora nos da un mes de vacaciones, pero sin cobrar. Algún compañero preguntó si podía renunciar al finiquito para encontrar otro trabajo, porque lleva poco tiempo y no le compensa, pero hasta que el juez dictamine no podemos hacer nada. Estamos atados», lamenta Castellanos, al que le deben 1.400 euros por cada mes y unos 4.000 euros de finiquito.