El Principado rechaza y «le escuece» que se hable de especulación con La Vega en Oviedo

La Voz

OVIEDO

Vista de los chalets de la Fábrica de Armas de La Vega (Oviedo), ocupadas en su día por directivos y hoy muy deteriorados
Vista de los chalets de la Fábrica de Armas de La Vega (Oviedo), ocupadas en su día por directivos y hoy muy deteriorados TOMÁS MUGUETA

El vicepresidente JuanCofiño destaca que el 30% de las viviendas en el plan de la fábrica de armas son sociales y detaca que el caso de A Coruña no es comparable

04 oct 2022 . Actualizado a las 11:29 h.

El vicepresidente del Principado, Juan Cofiño, ha mostrado su «rechazo absoluto» a que se emplee el término «especulación urbanística» en el plan diseñado para la fábrica de armas de La Vega y ha negado que sufra un «agravio comparativo» respecto al proyecto de A Coruña.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

«Los fines son distintos. En A Coruña se quiere una cosa y en Oviedo se quiere otra», ha apuntado este martes en el pleno del parlamento en respuesta a una interpelación del portavoz de Foro, Adrián Pumares.

El dirigente forista ha advertido de que, a la vista del protocolo firmado entre Defensa, el Gobierno del Principado y el Ayuntamiento de Oviedo, el fin que persigue el Ejecutivo central es la obtención de «ingresos dinerarios mediante la especulación urbanística».

Al mismo tiempo, ha criticado que exista un «injustificable» agravio comparativo por el «trato que se dispensa» al proyecto que se pondrá en marcha en la fábrica de armas de A Coruña.

Pumares se ha referido, además, al «farragoso» procedimiento urbanístico que se tendrá que desarrollar para que se posibilite un uso residencial en los terrenos de La Vega, que, previsiblemente, generará una «enorme dilación».

En su respuesta, el vicepresidente del Principado ha afirmado que le «escuece» que el portavoz de Foro utilice el término «especulación urbanística relacionada con el hecho de construir viviendas», de las que el 30 por ciento tendrá un carácter social.

En este sentido, ha explicado que Defensa es el propietario de los terrenos, «una cuestión sobre la que no hay debate», y que «la ley obliga» al ministerio a vender cuando se desprende de su patrimonio.

Además, ha negado que exista un agravio comparativo con el proyecto de la fábrica de armas gallega dado que «los fines son distintos» y «no hay comparación posible».

Cofiño ha afirmado que el protocolo firmado es un ejercicio de «sensatez, prudencia y de cooperación» entre administraciones para la recuperación de un espacio que ahora es un «agujero negro en el centro de la ciudad».

«Estamos en el principio de un camino que está balizado por el protocolo y en la dirección correcta», ha apuntado el vicepresidente asturiano, quien ha recalcado que el acuerdo también se guía por el «mantenimiento del patrimonio histórico».

En otra pregunta formulada por Podemos en el pleno, el diputado Ricardo Menéndez ha pedido a la consejera de Cultura, Berta Piñán, que escuche a la ciudadanía tras el manifiesto de rechazo que el mundo académico asturiano hizo público el pasado 13 de septiembre.

«Queremos que diga no al expolio de La Vega, a la derrota de la cultura a manos de la especulación urbanística», ha dicho el parlamentario de la formación morada.

La consejera de Cultura, que ha asegurado que la voluntad es desbloquear situación de un espacio en el que se velará por la preservación del patrimonio, ha mostrado su profundo respeto al manifiesto elaborado por un grupo de 65 profesores de la Universidad de Oviedo.

«Todo lo que se haga en este enclave va a cumplir escrupulosamente la normativa en materia patrimonial», ha recalcado; informó EFE.

Impacto del protocolo en La Vega y su entorno

Así impactaría la construcción de viviendas y el desvío de la autopista en La Vega

Luis Fernández

Algo se mueve en Oviedo. La ciudad se juega su futuro en un puñado de proyectos y el movimiento social quiere que se tenga en cuenta su opinión. La protesta más sonora, y la más reciente, fue la que pedía la vuelta al antiguo modelo de San Mateo, con los chiringuitos y los conciertos gratuitos como señas de identidad. Antes, varios colectivos vecinales y ecologistas se manifestaron para frenar la ronda norte (sus protestas siguen activas) y ahora otro movimiento comienza a tomar forma. Agrupados en la plataforma Salvemos La Vega, un grupo de vecinos «de todo el espectro político», según explican los implicados, se presenta públicamente para evitar que sigan adelante los planes acordados entre Defensa, Principado y Ayuntamiento de Oviedo para la antigua fábrica de armas. Apoyándose en unas infografías, critican el impacto que la construcción de «unas 1.000 viviendas» tendría en la zona. Según sus cálculos, los pisos que tienen previsto edificar tendrían un valor de mercado superior a los 200 millones. También denuncian las consecuencias que tendría el desvío de la autovía, que atravesaría las naves de la fábrica, para el entorno de La Vega.

Seguir leyendo