La magia de las piedras y los minerales aterriza en Oviedo con la apertura de Broncita

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

LA VOZ DE OVIEDO

Joyas y piedras de amatista que lucen en el escaparate de Broncita
Joyas y piedras de amatista que lucen en el escaparate de Broncita

La ovetense Liliana Álvarez acaba de abrir en la capital asturiana una tienda en la que la energía te atrapa nada más atravesar la puerta

17 abr 2023 . Actualizado a las 09:36 h.

Las piedras preciosas, los cristales y demás minerales son considerados desde la antigüedad como objetos de lujo. No solo es el valor económico que tienen, sino el alto poder energético que poseen. Una magia que cautivó hace 12 años a Liliana Álvarez, quien tras toparse con ellos dio un giro radical a su vida. Desde entonces, la ovetense pasó de ser comercial a dedicarse en «cuerpo y alma» a estos materiales provenientes de las entrañas de la tierra. Primero empezó a comercializarlos a través de internet y ahora ha dado un paso más allá con la apertura de una tienda física en la capital asturiana. Situada en la calle San Juan, en el local que durante años albergó el taller de la artesana Dulce Abad, esta lleva por nombre Broncita. Un espacio en el que la energía te atrapa nada más atravesar la puerta.

«Cuando empecé con esto no pensé que iba a vivir de ello». Así lo asegura Liliana Álvarez, quien se adentró en este mundo de los minerales por «pura casualidad». «Me había quedado en paro y coincidió que surgió una oportunidad de trabajo en una tienda de piedras en Gijón. Tenía que cubrir una baja y era para un período de tiempo muay corto», señala antes de apuntar a que a raíz de esa experiencia laboral sintió cierta curiosidad por los «pedrolos». Empezó a leer y a aprender sobre ellos y creó un grupo en el Facebook donde se puso a hablar de las propiedades de los mismos. «Si ahora lo piensas parece ridículo porque yo de aquella solo tenía una caja con cuatro bolas». Sin embargo, a la gente le gustó y «me empezaron a pedir más».

Piezas de cuarzo rosa que se comercializan en Broncita
Piezas de cuarzo rosa que se comercializan en Broncita

Esto motivó a la ovetense a seguir aprendiendo «sobre la marcha» para, a su vez, compartirlo con el resto de la comunidad, que poco a poco iba creciendo. Tal era el éxito que iba cosechando que en el año 2016 Liliana Álvarez decidió poner en marcha Gemoterapia Fácil. Una página web donde volcaría toda la información relativa a las propiedades de las piedras y servía como lugar donde vendería las joyas «energéticas» que ella misma elabora. Aunque le iba y le va muy bien, la artesana siempre tuvo ganas «de montar algo» en Oviedo, puesto que en la ciudad «no hay nada de mineral natural de verdad, y más ahora que parece que cada vez hay más mercado de imitación».

Nada más ver Liliana Álvarez el cartel de «jubilación» en el local situado en el número 3 de la calle San Juan de Oviedo no dudó ni un instante que ese sería el espacio donde pusiese al alcance del público, de una forma física, sus productos. «Hice el camino al revés porque lo habitual es empezar con una tienda y luego poner en marcha la venta online, pero bueno, estoy muy contenta de haberlo hecho así», resalta la ovetense, quien asegura que abrió las puertas de Broncita el pasado 15 de marzo sin ni siquiera avisar. «Esa misma mañana la tienda no tenía nada y por la tarde ya estaba repleta de cosas», apunta antes de confesar que no podía posponer más la apertura, puesto que ya llevaba un mes trabajando desde el local, a donde había trasladado el taller para preparar todos los pedidos.

Liliana Álvarez elabora joyas a partir de minerales y piedras preciosas
Liliana Álvarez elabora joyas a partir de minerales y piedras preciosas

Desde entonces la acogida ha sido «muy buena», dice, «especialmente por El Ovetense». «La calle en principio está bastante bien, no es un exceso de gente como por ejemplo hay en Cimadevilla, pero sí que es cierto que hay bastante tránsito, aparte de las personas que trabajan por la zona o viven por aquí», resalta Liliana Álvarez, quien señala que, gracias a la tienda, está abierta a un público más amplio. Un espacio donde se hace posible el acceso a todo tipo de piedras naturales. Es por ello que por lo general suelen entrar aquellas personas que creen en las propiedades esotéricas que tienen las mismas y «necesitan tocarlas antes de comprarlas» a unos precios de lo más asequibles.

¿Cuáles son las propiedades que tienen las piedras?

En este punto, Liliana Álvarez confiesa que «este mundo está muy vinculado a la meditación y a todos las terapias alternativas y complementarias holísticas que hay». Es por ello que dependiendo de las energías sutiles que se necesiten hay que adquirir una piedra u otra, dado que «cada material tiene su propiedad particular». «Hay gente que lo mira del lado de los horóscopos, otros que lo miran a través de las propiedades emocionales que te puede aportar y luego hay quienes los atribuyen a propiedades físicas como las curaciones, que yo es algo en lo que personalmente no puedo estar más en desacuerdo. Es un tema que me parece muy delicado porque no tiene base científica. Habrá gente que le haya servido para cosas o lo que sea, pero eso no quiere decir que cualquiera llegue a casa y pueda curarse una angina de pecho con un cacho de amatista. Entonces ese tipo de mensajes es muy peligroso porque al final no se pueden hacer las cosas así, pero hay gente que hace barbaridades con ese tema», relata, antes de reconocer que a través de los clientes ha conocido terapias que «ni siquiera sabía que existían».

Joyas personalizadas y al gusto de cada uno

No obstante, hay quienes pasan por la tienda para comprar o encargar joyas dado que en Broncita cada pieza es única. «Aquí la historia está en que, aparte de mineral natural, yo trabajo todo personalizado, aunque también hago collares, pendientes o pulseras a mi gusto. Piezas que, aunque quiera, es muy difícil conseguir el mismo modelo. Además los diseños debo adaptarlos a los minerales que tengo en ese momento porque no siempre puedo conseguir todos y tampoco puedo crear colecciones para que aguanten en el tiempo. Hay determinados minerales muy comunes que están constantemente, pero yo trato de hacer cosas diferentes y de mayor calidad», asegura Liliana Álvarez, quien además trabaja el azabache y siempre busca piedras de distintas formas para «no caer en la trampa» de las imitaciones porque «es muy fácil que te la cuelen».

Bajo esta premisa, la ovetense asevera que «es muy difícil» reconocer una imitación. «Cada vez lo perfeccionan más, entonces todos esos trucos que hay, como quemar, meter en el agua o demás, pierden validez por completo porque hay un escenario tan amplio de imitaciones que es imposible», manifiesta. Es por ello que la única manera de saber si un mineral es auténtico o no, «más allá de lo que te da la experiencia y los sitios en los que compras», es yendo al laboratorio. «Allí con las técnicas que tienen ellos te lo certifican. Y es muy importante que sean independientes porque esto también es un cachondeo», apunta Liliana Álvarez, antes de confirmar que el azabache sí es fácil de reconocerlo. «Al no ser un mineral no pesa prácticamente nada y es una de las cosas distintivas que tiene», añade.

La amatista es un tipo de cuarzo transparente, teñido por el óxido de manganeso, de color violeta más o menos subido, que se usa como piedra fina
La amatista es un tipo de cuarzo transparente, teñido por el óxido de manganeso, de color violeta más o menos subido, que se usa como piedra fina

¿Cómo se deben cuidar los minerales y las piedras preciosas?

Aunque parezca que no, un mineral requiere de cierto cuidado. «La malaquita, por ejemplo, que es una de las que más falsifican y una de las que más cuesta conseguir de manera natural, es muy blanda y muy porosa. Si la metes al agua o la pones al sol, con el tiempo puede ir perdiendo el pulido e incluso el color se va opacando. También el cuarzo rosa es fácil que pierda el color si lo expones a la luz», señala Liliana Álvarez, quien siempre recomienda a sus clientes, «salvo que conozcan la dureza de cada uno», no meterlos en agua ni que les dé el sol. «En un momento determinado puedes lavarlas con jabón neutro y secarlo muy muy bien; cuidándolo así te tira la vida entera», apunta la ovetense.

Al igual que los minerales duran muchos años, Liliana Álvarez también espera que su proyecto empresarial, que ahora está formado por la sinergia entre Broncita y Gemoterapia Fácil, tenga una larga trayectoria de vida. Aunque no sabe si se jubilará de ello, lo que sí tiene claro es que contratará a una persona que se encargue de atender la tienda de la capital asturiana. «Desgraciadamente la clonación no existe y yo no doy casi abasto porque ya solo con la página web estaba cubierta», resalta. De la misma manera, ampliará el horario comercial, «sobre todo de cara a las vacaciones porque es muy importante». Además, con el objeto de hacer este mundo a la gente y poner en valor los minerales, tratará de impartir algún taller. «Quiero hacer uno para enseñar a la gente a hacer un puño de azabache y así dar a conocer la historia y la situación de este material que realmente no se valora», asegura.