Navas lleva a Brasil al descuento

Sostuvo a una Costa Rica atrincherada hasta que Coutinho encontró el premio a su partido


La segunda voltereta más famosa del Mundial la dio este viernes Tite sobre la hora. No fue tan plástica como la de Mohammadi, también efectuada en tiempo extra, pero tuvo más sentido. Celebraba el técnico de Brasil a su manera, rodando involuntariamente por el césped, el imprescindible gol de Coutinho.

Premio a otro segundo clasificado; en este caso, el segundo mejor del partido. El primero fue por mucho Keylor Navas. El portero sostuvo a Costa Rica durante los embates de la versión más notable de la canarinha, que no es una versión de lujo, pero tiene su punto y solo se ha hecho esperar dos horas y cuarto. Se insinuó durante diez minutos frente a Suiza para desaparecer y no volver, ya sin disimulo, hasta que concluyó el descanso de la cita con los ticos.

En ese tiempo muerto tomó Tite una decisión trascendental para que a Brasil aún le queden opciones de ser primera de grupo y no tenga que medirse a Serbia con un ojo puesto en Suiza incluso para llegar a octavos. Sentó a Willian, hecho para brillar en un equipo con menos estrellas, y encomendó a Douglas Costa rehabilitar la banda derecha. Hasta ahí solo había existido un costado, facilitando la tarea de contención costarricense. Navas sabía desde qué lado del campo podía esperar el centro o el disparo. Pocos, durante tres cuartos de hora perdidos en aspavientos y protestas de la pentacampeona, cuyos jugadores de porcelana empiezan a resultar insoportables.

Solo Coutinho juega ajeno al drama en que se recrean varios de sus acompañantes. A lo suyo, aproximó el 1-0 con una fenomenal asistencia y un disparo que se fue alto por un pelo. Las mejores oportunidades del primer tiempo junto a una de Celso Borges. El centrocampista del Dépor falló con el interior en una de las pocas acciones trenzadas por los de Óscar Ramírez, tan concentrados en no encajar que se acabaron embotellando.

Disputaron un segundo tiempo de treinta metros, queriendo abarcar el resto del campo con Venegas, que ni tiene gol, ni destaca por su velocidad ni por su capacidad para retener el cuero. Nada que inquietase a los brasileños, hasta el punto de que Tite despobló la medular y metió a Firmino para escoltar en punta a un Gabriel Jesús poco inspirado.

Keylor pudo con el del City y con el resto hasta que llegó el descuento y el delantero descolgó un centro desde ese reformado costado diestro para que Coutinho encontrara su premio.

En el partido también jugó Neymar, que rodó por el césped más que su técnico, emprendió más aventuras individuales que ningún compañero, falló más ocasiones claras que nadie, protestó con más frecuencia y más alto, fingió un penalti que fue desmontado por el VAR, realizó un soberbio gesto técnico destinado a humillar al adversario con el choque en fase terminal, y marcó un gol con todo ya decidido. Después, también lloró más que los costarricenses, eliminados.

Ficha técnica:

2 - Brasil: Alisson; Fágner, Thiago Silva, Miranda, Marcelo; Paulinho (Firmino, min. 68), Casemiro, Coutinho; Willian (Douglas Costa, min. 46), Gabriel Jesús y Neymar.

Entrenador: Adenor Bacchi 'Tite'.

0 - Costa Rica: Navas; Gamboa (Calvo, min. 75), González, Acosta, Duarte, Oviedo; Venegas, Guzmán (Tejeda, min. 83), Borges, Ruiz; y Ureña (Bolaños, min. 54).

Entrenador: Óscar Ramírez.

Goles: 1-0, M.91: Coutinho; 2-0, M. 97: Neymar.

Árbitro: Bjorn Kuipers (HOL). Amonestó a Neymar (min. 80), Coutinho (min. 80), Acosta (min. 85).

Incidencias: Partido de la segunda jornada del Grupo E del Mundial 2018 disputado en el Saint Petersburg Stadium de San Petersburgo (Rusia) ante 64.468 espectadores.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Navas lleva a Brasil al descuento