El VAR, esa red de seguridad

Los números avalan el proyecto, que gana adeptos a medida que avanza el Mundial

.

El Mundial de Rusia será recordado por multitud de detalles y anécdotas relacionadas con goles, jugadores, entrenadores, árbitros, aficionados… Historias cuyo hilo es el fútbol con mayúsculas. Pero si hay una cosa por la que este pasará a la historia es porque es el primero en el que la tecnología ha desembarcado con todo su arsenal y, según parece, para quedarse. Los números avalan el proyecto VAR, que suma cada vez más seguidores entre los escépticos y deja más solos y faltos de argumentos a aquellos que cargan contra él cuando alguna intervención, aun siendo acertada, perjudica sus intereses personales a sabiendas de que tal vez otro día les favorezca.

El fútbol siempre ha sido uno de esos grandes temas para los que todos tenemos una opinión, donde los protagonistas son los jugadores y su esencia es el gol. En este Mundial el árbitro viene con un invitado al que todos miran con recelo, pero que está causando una muy buena primera impresión. El VAR funciona como una red de seguridad que da al árbitro una segunda oportunidad cuando comete un error, siendo al instante indultado.

Casuística

Cuatro situaciones para actuar. Es conocido que el VAR puede actuar en cuatro casos:

  1. Goles: Todos son chequeados para comprobar si previo al gol existe fuera de juego, si hay una posible falta u ofensa durante la fase de ataque que termina en gol (algo muy claro), si el balón ha salido del campo antes de la consecución de un gol o si se produce un «gol fantasma» y tenemos una imagen clarificadora.
  2. Penaltis: Se comprueba si es penalti o no, si la falta se produce dentro del área, si hay una infracción previa en la fase de ataque antes del penalti o si el balón ha salido antes del penalti.
  3. Rojas directas: Por juego brusco grave o conductas violentas (nunca entrará para alertar de segundas amarillas) y en jugadas con una ocasión manifiesta de gol.
  4. Errores de identidad: El VAR chequeará si el árbitro amonesta o expulsa al jugador equivocado.

Esta nueva herramienta nace con una frase de cabecera: «Interferencia mínima, beneficio máximo». Solo se propone actuar en situaciones decisivas con errores obvios, claros y manifiestos. En las jugadas grises, esas en las que viéndolas en la tele unos dicen blanco y otros negro, aun siendo chequeadas por el VAR, este no entra.

Dudas

Algunos temas equívocos. ¿Es el VAR un árbitro de vídeo? No, árbitro solo hay uno y está en el campo, y es quien toma siempre la primera y última decisión. Debe actuar como ha hecho siempre, sin tener en cuenta el VAR. ¿Rearbitra el VAR? No, solo trata de detectar errores claros para que el árbitro decida, no se pretende que exista un 100 % de acierto en todas las situaciones.

¿Cuál es la diferencia entre chequear y revisar? Chequear significa que el VAR está buscando infracciones, muchas veces de forma silenciosa, es decir, el árbitro no lo percibe. Otras veces, cuando inicia un chequeo, le puede decir al árbitro, por ejemplo: «Estoy chequeando un posible penalti», poniendo en alerta del posible penalti. Una revisión es cuando el VAR ya ha recomendado al árbitro acudir al área de revisión para ver una acción susceptible de sanción. Una vez revisada, el árbitro podrá cambiar su decisión o tomar una decisión por algo que no había advertido. También podrá reafirmarse en lo decidido en primera instancia si lo que ve no le convence.

¿Siempre debe ir el árbitro a revisar el monitor? No, solo cuando se lo recomienda el VAR en acciones subjetivas, es decir:

En los goles: Si hay falta en la fase previa de ataque y si hubiera un fuera de juego siempre que éste quede a la interpretación.

En el penalti: si la acción es o no punible, si hay falta previa en la fase de ataque o si hay un fuera de juego previo por interferencia.

En las tarjetas rojas.

¿Cuándo no es necesario que vaya? En acciones factuales, por posición, es decir:

En los goles: Las jugadas de gol fantasma (sería absurdo ir cuando el VAR ya tiene una imagen clarificadora y no hay interpretación posible); las jugadas de fuera de juego por posición, pues el VAR lo ve perfectamente.

En el penalti: si la falta que lo origina es dentro o fuera del área, por el mismo motivo.

En un error de identidad en una tarjeta tampoco es necesario que vaya al área de revisión.

El árbitro debe indicar que un proceso de revisión ha comenzado representando gestualmente una pantalla, posteriormente irá a ver el monitor y, de nuevo, repetirá el gesto y tomará la decisión.

El perfil de futbolistas que simulan caídas o agreden, en peligro de extinción

El VAR ya se utiliza en casi todas las ligas europeas, la temporada próxima lo tendremos en España y parece que Rusia está siendo el espaldarazo definitivo. Probablemente no volvamos a ver más fútbol profesional sin VAR; probablemente todos nos tendremos que reeducar teniendo en cuenta esta nueva herramienta. Se me ocurre pensar que el perfil de futbolistas relacionado con conductas de simulación o agresiones está en peligro de extinción. Probablemente los árbitros sigamos cometiendo errores, pero no volveremos a ver jugadas como aquella «mano de Dios» de Maradona en 1986, el codazo a Luis Enrique en Estados Unidos en 1994 o aquel balón que no había rebasado la línea de fondo cuando centraba Joaquín en la agónica prórroga contra Corea del Mundial del 2002.

Como curiosidad, y ante las cosas que se dijeron tras el gol anulado por fuera de juego a Irán en el partido contra España, decir que en esa jugada el árbitro asistente ya lo había señalado con acierto. No actuó el VAR, solo corroboró el acierto del asistente (los goles siempre se chequean). Al VAR lo que es del VAR, y al asistente lo que es del asistente.

Una de las críticas más potentes hacia el VAR es el excesivo tiempo que se emplea en algunas ocasiones para tomar una decisión. Yo pregunto: Si España llega a la final y en el último minuto hay una jugada de penalti obvio, claro y manifiesto que el árbitro no ve en el área rival… ¿A algún español le importaría esperar uno, dos o tres minutos para que el VAR la chequease y recomendase al árbitro hacer una revisión?

El VAR es sinónimo de justicia pero… ¡ojo! Los árbitros seguimos siendo humanos.

Ignacio Iglesias Villanueva es árbitro de Primera División

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El VAR, esa red de seguridad