Todas las claves del revolucionario Sporting que ambiciona Baraja

El nuevo Sporting será una simbiosis entre veteranos y cantera. Baraja quiere una plantilla corta, con experiencia, carácter y competitiva

Baraja
Baraja

Terminó el parón estival y el Sporting, otra vez, está de vuelta. Inicia el equipo rojiblanco un nuevo proyecto y lo hace casi desde cero, con las consignas bien aprendidas por el último frenazo en promoción. Ayer la plantilla rojiblanca, todavía verde, llena de descartes, con muchos matices y falta de fichajes, empezó los entrenos a las órdenes de Pipo Baraja.

La revolución, por definirlo de una forma suave, a la que se está viendo sometida la plantilla obedece al acuerdo establecido entre Torrecilla y Baraja a finales de la última temporada. En esas reuniones, iniciadas, incluso, antes del no ascenso, ambos llegaron a la conclusión que el proyecto necesitaba de un cambio radical, un lavado de jugadores. En los últimos encuentros del campeonato el técnico insistió, en exceso, en el mismo núcleo de jugadores y demostró su desconfianza en el fondo de armario.

En ese sentido, Baraja quiere una plantilla más compensada, coral, que disponga de recursos eficientes en el banquillo y que pueda ser sometida a rotación sin necesidad de perder el nivel a la hora de efectuar los cambios. Además el técnico también contempló falta de liderazgo en ciertos jugadores y ha consensuado con Torrecilla la necesidad de fichar a gente que aporte un punto competitivo superior a la cadencia media. De ahí parten los dos primeros refuerzos; el portugúes André Sousa, un jugador de recorrido y garra, y el lateral Molinero, un futbolista que siempre ha sido detectado por su fuerte capacidad de sacrificio y trabajo.

Claves del nuevo Sporting

Plantilla corta

Ayer iniciaban el nuevo curso 22 jugadores, mañana serán 23, con la llegada de Molinero. Baraja lo reconoció en sala de prensa: quiere una «plantilla corta». Llegara un alto número de fichajes, hay posiciones casi desnudas, pero también faltan jugadores por salir. Todavía es pronto para determinar el número de fichas pero apunta a no completarse el cupo de licencias profesionales.

Competencia y 2 jugadores por puesto

El Pipo quiere una plantilla corta pero de su total confianza. Es decir que no se den situaciones como las de la pasada temporada con jugadores en un rol residual como Viguera, Quintero, Carlos Castro, Álex López, Isma López y un largo etcétera. Baraja quiere dos por puesto y que opten a ser titulares, e incluso podrían ser 3 en la delantera. El ejemplo está en la portería con Mariño y Dani, un puesto sin un titular claro y de competencia.

Más experiencia y líderes

Uno de los puntos débiles detectados a lo largo de la última campaña ha estado en la ausencia de líderes en el vestuario. Los primeros refuerzos ya obedecen a un cambio. Tanto Sousa como Molinero destacan por su experiencia, profresionalidad y vigor.

Seis del filial y la cantera presente

Otra de las claves está en la llamada al filial. Baraja y Torrecilla han promocionado a seis jugadores: Dani, Juan, Nacho, Salvador, Cerro y Traver. Y tienen a otros dos en la lista: Carlos Cordero y Pedro. 

Alternativas en los esquemas

El técnico rojiblanco tampoco se cierra en banda y quiere disponer de jugadores que doten al equipos de más posibilidades en los sistemas. La temporada pasada se desnudó su amago de dos delanteros ante la ineficacia del mismo. Ahora esperan poder optar por más variantes aunque el inicio apunta al mismo dibujo.

Valora este artículo

13 votos

Todas las claves del revolucionario Sporting que ambiciona Baraja