Torrecilla se centra ahora en la operación salida

El director deportivo mantiene abierta la ventana de incorporaciones pero, ahora, centra sus esfuerzos en terminar de acometer salidas. Rachid, que no cuenta, es el señalado pero habrá más

Rachid
Rachid

La paciencia ha terminado por premiar a Rubén Baraja que ahora sí, después de una larga pretemporada, cuenta con una plantilla ajustada a sus peticiones. En las últimas semanas la dirección deportiva, liderada por Miguel Torrecilla, ha acelerado en la culminación de negociaciones avanzadas, con la premisa del sosiego para poder optar a las llamadas primeras opciones. En ese sentido, el salmantino siempre ha optado por la espera, frente a las prisas, a pesar de mantener continúas reuniones con Baraja, tranquilizándolo de cara a su promesa de cumplir con un equipo acorde a las expectativas.

Ahora sí, el técnico rojiblanco, que ha ganado protagonismo en el club en los últimos meses, dispone de argumentos para poder reajustar su proyecto. Las llegadas de Uros Djurdjevic y Álvaro Jiménez dotan al equipo de mayor determinación ofensiva y cierran el cupo de peticiones reclamadas por el cuerpo técnico. Pese a ello, ayer, Torrecilla, en un ejercicio de reflexión, reconoció que no cierra del todo la ventana de refuerzos y que, como impone la lógica, permanecerá atento a las oportunidades del mercado. «Nosotros con la llegada de Álvaro cubrimos un extremo pero cuando llegan las últimas fechas del mercado no puedes cerrarte a nada». Aunque en estos momentos la puerta de entrada no es una prioridad y la dirección deportiva centra sus esfuerzos en la operación salida, que se encuentra de todas formas en fase avanzada. En ese sentido existe bastante optimismo en el club con el trabajo realizado, cumpliendo los deberes a falta de una semana, con el único propósito en firme de culminar la salida de jugadores que cuentan con pocas opciones de tener minutos.

Isma Cerro o Juan Rodríguez

Rubén Baraja ha solicitado disponer de una plantilla corta, con competencia directa y carente de jugadores que no gozan de su confianza. En ese elenco está Rachid, al que se le ha comunicado que debe buscarse destino y que apenas ha tenido protagonismo en pretemporada. El centrocampista, que no gozó de continuidad en su última cesión en Bélgica, está llamado a encontrar una solución común con el club, que espera cerrar su rescisión en las próximas fechas. El argelino, de momento, ha congelado las ofertas que ha recibido, aunque parece en disposición de salir. La salida de Rachid podría no ser la única y Miguel Torrecilla ya ha alertado que en el fin de mercado asoman sorpresas. «Puede que se den movimientos inesperados en la plantilla». En un punto similar se encuentran varios jugadores que tendrán dificultades para tener continuidad, como Isma Cerro o Juan Rodríguez. Ambos han sido seleccionados en la llamada al filial pero podrían salir cedidos. De todas formas, la continuidad de ambos no supone un problema para Baraja, que ya ha demostrado tener cintura para premiar a los alumnos que deciden apostar por el esfuerzo.

Valora este artículo

12 votos

Torrecilla se centra ahora en la operación salida