La Pizarra: Ahora el Sporting sí tiene un equipo

Análisis de opinión táctica sobre el Sporting-Nàstic

Sporting
Sporting

Llegó la nueva temporada a El Molinón - Enrique Castro Quini y lo hizo como en la última ocasión, con un triunfo por 2-0, en este caso frente al Nàstic, que posiblemente peleará por la permanencia en Segunda División.

Sin embargo, ahora se aprecia una diferencia, Baraja ya tiene un equipo, cuando el pasado año solo disponía de una alineación, como se pudo comprobar en varios encuentros a la hora de realizar los cambios, que en alguna ocasión se quedaron sin utilizar.

Ayer, con hasta tres atacantes lesionados -Blackman, Isma Cerro y Traver- se quedaron sin minutos un jugador de calidad como Morilla y en la grada tanto Cris Salvador -entre los mejores en pretemporada- como Pablo Pérez, que la pasada campaña era un futbolista de refresco para el técnico sportinguista en cada partido, lo que da buena cuenta del nuevo escenario.

Incluso la lesión de Rober Canella y de Noblejas no se notó en el lateral izquierdo, donde Molinero a pierna cambiada cerró la banda sin grandes problemas.

La propuesta inicial

El técnico rojiblanco apostó por la alineación que se esperaba, con Mariño en portería, Geraldes aportando una interesante proyección ofensiva en su debut, además de Álex Pérez, Babin y Molinero completando la zaga.

En el mediocampo Cofie volvió a ser el hombre escoba y sus pases rompiendo líneas de presión siguen sorprendiendo, ya que por momentos realiza el trabajo que anteriormente se repartían entre Sergio y Bergantiños. No obstante, debe mejorar su juego aéreo. Con mayor libertad por el mediocampo jugaron André Sousa, cuya presión abarca cada día más metros hasta llegar a la defensa rival, y un Hernán Santana que recordó al de sus mejores encuentros con el Sporting.

Pasando a la delantera, Carmona no acabó de adaptarse al costado izquierdo, lo que abre la incógnita para la siguiente jornada, mientras Álvaro y Uros Djurdjevic aceptaron el reto de la titularidad pese a que aún deben coger ritmo de juego y los automatismos rojiblancos. Con solo unos pocos entrenamientos a sus espaldas en Mareo, ambos dieron impresiones positivas y ayudaron al equipo en ataque.

Los cambios fueron positivos

Nefalti por Uros, entró para dar aire fresco a la delantera y lo logró. No estuvo muy acertado, pero se desfondó y volvió a dejar detalles interesantes como delantero centro. Además su desmarque en el segundo gol rojiblanco es clave para arrastrar a dos defensas y generar el espacio rematador de Lod.

Nacho por Hernán, otro cambio de hombre por hombre. Con espacios y balón, rodeado de jugadores de toque, suele marcar diferencias y ayer lo volvió a lograr con una gran jugada en el segundo tanto.

Lod por Álvaro, el finlandés jugó caído a banda izquierda y desplazó así a Carmona al flanco contrario, donde se encontró mucho más cómodo. El debutante también fue otro cambio positivo; más allá de su gol, aportó calidad, pausa, centros y remate. Juega a otra cosa y su participación ayudó a consolidar el triunfo.

Balón parado

Poco valorable a nivel ofensivo, quizá se echa en falta una mayor actividad en los movimientos dentro del área. En defensa se cumplió sin grandes apuros.

Nota final para Baraja y su cuerpo técnico

Notable. La alineación tenía mucha lógica al contrario que la pasada semana, se dejó la portería a cero y los cambios resultaron clave para sostener el marcador a favor.

Valora este artículo

19 votos

La Pizarra: Ahora el Sporting sí tiene un equipo