Uros Djurdjevic, el largo camino del gol

El delantero, que ha necesitado de trabajo psicológico en Mareo, marcó su primer gol. Su carerra ha estado llena de barreras y dificultades

Djurdjevic
Djurdjevic

11 partidos y más de 700 minutos después el fichaje más caro de la historia del Sporting ha iniciado el camino del gol. «Djuka», como es conocido en el vestuario, celebró en la mañana de ayer un tanto reconciliador y que frena una sequía que parecía no terminar nunca. Un bucle en el que nada ayudó y que acabó por afectar a un joven delantero nacido hace 24 años en Belgrado.

Una carrera inestable y complicada

La exigua carrera deportiva de Uros Djurdjevic ha sido agitada y difícil. Con 20 años salió del fútbol serbio para probar fortuna en el Vitesse holandés; después, tras un año complicado, voló a la Serie A italiana vistiendo los colores del Palermo pero una lesión frenó su progresión y terminó por regresar a casa. En el Partizán se reencontró y tras unas semanas de adaptación, marcó su primer tanto en la jornada 11 de competición. Inició así un  ritmo de «killer». Marcó 24 goles y el Olympiacos griego se adelantó por su fichaje a clubs importantes de Europa pagando cerca de 3 millones por su fichaje.

En el equipo de El Pireo le tocó vivir una de las etapas más extrañas de la historia del club, dirigido por el estrambótico Evangelos Marinakis, salpicado, entre otras cosas, por tráfico de drogas (heroína) y que, en teoría harto por los resultados, terminó  enviando de vacaciones a más de media plantilla y llamando en masa a jugadores del filial. Una historia imposible para Djuka, que, como otros tantos, no entendía nada. La limpia terminó con el goleador fuera de Grecia, alistado por Miguel Torrecilla a España. El director deportivo apostó por el fichaje de Uros como un movimiento estratégico en el mercado. Firmaba a un delantero con potencial, de carácter y con nombre. La contienda por su firma terminó con una tentativa fallida del Valladolid, también interesado. Seis equipos en seis años para Djuka y un viaje: España.

Ansiedad y la barrera del idioma

A su llegada a Gijón, Djurdjevic centró todos focos. Era el eje del segundo proyecto. Era el delantero llamado a marcar diferencias. El Sporting cerraba así la mayor apuesta de su historia después de pagar más de 2 millones de euros. «Es un gran chico. Muy tímido y trabajador. Ha sufrido mucha ansiedad en estos primeros meses y le cuesta relacionarse por el idioma» cuentan desde el vestuario. Los partidos iban pasando pero Djurdjevic era incapaz de sacudirse la presión y besar la red. «Necesitaba ayuda porque tenía demasiada ansiedad y presión» explican desde el club. Todo salía mal; la barrera del idioma, Djuka todavía no se maneja en español y solo se comunica en inglés; la enésima adaptación a un nuevo país y cultura y, sobre todo, un nuevo estilo futbolístico, que parecía acentuar sus limitaciones, jugando demasiado lejos de su hábitat: el área. 

La ayuda del «coach» Arturo

Emergen las voces que reclaman una atención mayor al serbio, que según cuentan, necesita ayuda. El «coach» Arturo Martínez Noval se presenta como uno de sus grandes aliados. Arturo no se separa de Djuka. Se junta a él para tratar de reducir su ansiedad por marcar. Le da consejos e inicia un trabajo personal para reconciliar al delantero con el gol. Entre todos (compañeros, cuerpo técnico y, sobre todo, Arturo) parece más liberado. «Poco a poco está más integrado. Necesita confianza y entre todos le ayudamos», apuntan las mismas voces. La lucha de Djurdjevic por dar el nivele esperado y cumplir con las altas expectativas no será fácil pero ayer fue el primer paso. El largo camino del gol.

Valora este artículo

10 votos

Uros Djurdjevic, el largo camino del gol