José Alberto busca conectar los dos grandes «bloques»

El técnico, que insiste en un modelo dominador, construye su nuevo Sporting

Babin y José Alberto
Babin y José Alberto

La llegada del enérgico José Alberto ha clausurado la crisis en el Sporting. La noche de Granada, con un estilo revolucionario, ha sacudido el repertorio de un equipo que había nacido depresivo y que ahora espera confirmar que lo sucedido en Los Cármenes no se queda simplemente en un arrebato puntual. La metodología de López ha caído de pie en la plantilla, que asume en sus círculos un optimismo convencido en el cambio de estilo.

El pensamiento de algunos jugadores importantes del vestuario está en sintonía con la propuesta del técnico formado en Mareo. En ese sentido el técnico ha heredado de Rubén Baraja un grupo golpeado en lo anímico pero sano, sin rupturas. La foto con el gol de Álvaro Traver refuerza la teoría de grupo con Robin Lod y Djuka, dos de los jugadores que iniciaron el curso con distintos problemas de adaptación, lanzados a la celebración coral. En general, la respuesta del grupo al cambio de método está siendo positiva, con una alta predisposición a aceptar las nuevas directrices.

Dos bloques «fuertes»

La idea del nuevo inquilino en los banquillos apunta a recuperar algunos de los llamados a ser hombres fuertes del proyecto. En el tramo final de Baraja, amparado en el rendimiento y molesto ante la evidente falta de adaptación de los fichajes a las exigencias, apostó por un núcleo de jugadores distinto al iniciado y no dudó en señalar con banquillo o grada a nombres de la primera unidad. José Alberto López se ha marcado recuperar a la primera unidad con confianza e iniciado este nuevo proceso con un rol importante. En ese grupo están, entre otros, Peybernes, Cofie, André Sousa, Blackman o el finés Robin Lod. La búsqueda del técnico de Mareo es ajustar a las primeras espadas con jugadores de su máxima confianza como Cordero, Nacho Méndez, Cris Salvador o Álvaro Traver. El éxito de la nueva era de José Alberto dependerá en gran medida de su capacidad para mezclar ambos bloques y lograr una base firme para construir su nuevo Sporting. Todo dependerá del rendimiento.

José Alberto busca conectar los dos grandes «bloques»