Crónica: El Sporting baja la persiana

SPORTING 1905

Cofie
Cofie

El Sporting pierde (2-3) y entra en crisis. El proyecto, tocado y casi hundido

24 feb 2019 . Actualizado a las 18:58 h.

El Sporting perdió (2-3) y demostró que no está en condiciones de soñar con nada que no sea analizar los motivos de un despropósito sin parangón. En una mañana soleada, al equipo de José Alberto le entró la enésima pájara futbolística. Ni un Rayo de esperanza en el horizonte. Un bochorno más y que deja el play off como la mayor de las utopías desde que el fútbol es fútbol. 

Inmerso en la duda máxima, regresó este híbrido llamado Sporting, incapaz de encontrar un estilo estable. Cada semana, como es costumbre, toca cambio. Veintisiete jornadas después el equipo rojiblanco sigue agitando su abanico en la eterna búsqueda por conocerse mejor. Su modus operandi es como una red social para ligar; busca y busca pero sin atenerse a ninguna regla más allá que el deseo de que todo saldrá bien. Todo cambia excepto una cosa: el resultado. 

Regreso de los fichajes estivales

Tocado por las últimas actuaciones, José Alberto buscó en las apuestas de la dirección deportiva algo a lo que agarrase. Analizados los motivos del apagón, en el club estaban convencidos de la capacidad de Cofie para rearmar el centro del campo, desnudo desde el inicio de competición. El ghanés, que lleva semanas invitado en la grada, debe ser ahora uno de los motores del cambio. Un par de pasos por delante el hombre de la capa, Robin Lod. Firmado como estrella, el finlandés es un marciano en Murcia. Un jugador abrigado por su teórico talento, incapaz de exhibirse y que cada vez luce más perdido en su alta dimensión. Quizá este fútbol terrenal no sea para el bueno de Robin, que abandonó el campo( ya con1-3) con trote desafiante.