La batalla contra el tiempo de Álvaro Traver

Andrés Menéndez

SPORTING 1905

Álvaro Traver
Álvaro Traver

El extremo, renacido tras el derbi asturiano, se enfrenta a Muñiz, el entrenador que le enseñó la puerta de salida en el Levante. Su familia, talismán, ha estado presente en sus dos mejores partidos

29 mar 2019 . Actualizado a las 16:50 h.

Más reforzado que ninguno, el derbi asturiano recuperó las expectativas en sus condiciones. Traver, el promocionado que menos debate sugería en Mareo -todos entendían que por su fútbol eléctrico y vertical tenía cabida en el primer equipo- vuelve a asomar, ahora con más fuerza que nunca. Lo hace pegado a la banda de su vida, la derecha. Ante el Málaga tiene una nueva oportunidad: confirmar que el derbi no es mentiroso y que, como piensan en el club, tiene talento para ser un futbolista valioso en el costado diestro. 

El encuentro de esta noche en la Costa del Sol recuerda a Álvaro que también hubo días de nubes. En el banquillo local está el gijonés Muñiz, el técnico que, en contra de lo pactado, dijo basta al ascenso de Traver al primer equipo del Levante. A pesar del pensamiento de muchos, el hermético entrenador asturiano, enseñó al de Algemesí la puerta de salida. Hoy el dorsal 21 del Sporting, de carácter cordial y vena competitiva, juega dos veces: ante su pasado y, también, ante su futuro. 

Un sacrificio de izquierdas

Hace no demasiados viernes, Álvaro, reajustado en un disciplinado ejercicio al costado izquierdo, admitió los sacrificios que no plegaba el figurante Blackman. Pagó el precio de obviar sus virtudes. «En la izquierda no tiene salida natural por fuera. Pierde un alto porcentaje de su fútbol», admiten desde su entorno.