Crónica: El Sporting sigue soñando despierto

El Sporting gana (1-0) en un partido cargado de emoción y que se resolvió con un gol a los diez segundos de Djurdjevic. Tres puntos que aumentan la licencia para soñar

Djurdjevic
Djurdjevic

Diez segundos. Un mínimo lapso temporal, casi insustancial, irrelevante. O no. Cuantas cosas pueden pasar en solo diez segundos. Al Sporting, diez segundos, le parecieron suficientes para tirar la puerta abajo de la mejor defensa de la categoría. Y ganar (1-0) un partido que se decidió nada más empezar pero que fue un continuo sufrimiento de noventa y cuatro minutos. Tres puntos más para una remontada basada en hechos y que parece no tener fin.

Sin pedir permiso, en siete contactos, la agarró Djurdjevic para marcar el gol más rápido de la temporada. Diez segundos, como los tantos que ahora acumula Uros, goleador por tercera semana consecutiva y empeñado en demostrar que además de buen jugador también es delantero. El serbio había tardado en celebrar 16 jornadas, hoy solo diez segundos.

Fue el gol de la confirmación de un estilo. De este premier Sporting de José Alberto. Pase atrás de Uros, golpeo en largo de Babin, disputa entre Alegría y Montoro, peinada de Traver, control orientado y prolongación de Djurdjevic y definición ante Rui Silva. Como salir ganando del vestuario. Obligó al Granada a exhibir sus virtudes, que no son pocas, con un fútbol de salón lleno de talento y jugadores de otra categoría mezclados en la vanguardia. Ahí se juntan Puertas, Vico y Adrián Ramos. Se convirtió el partido en una contienda preciosa, en una lucha entre estilos.

Duelo de estilos

Fue un duelo gigante entre dos mellizos. Ambos descendidos en  2017, idénticos en objetivos, similares hasta en los colores de las primeras equipaciones, con la diferencia madre en la tipología de su fútbol. El Granada fía su estilo a sus jugones y en especial al diez, Antonio Puertas, un extremo diestro, criado en la cantera del Ejido y evolucionado en el Almería. Tiene mucho de todo. Puso a prueba la resistencia de Mariño, en otro de los pequeños partidos del encuentro entre dos de los mejores jugadores de la categoría.

Gigante Peybernes

No tenía ángel esta noche Alegría. El gigante extremeño andaba torpe, sin presencia, muy maniatado por Germán y Martínez. Sin la salida fácil en largo, al Sporting le costaba bastante bajar la cadencia del encuentro, acelerada por el afán del Granada en buscar y buscar un gol que se les resistía por la aparición final siempre de una pierna defensiva, casi siempre de Peybernes, convertido a jugador franquicia desde la promoción de José Alberto. El francés completó una de esas actuaciones que justifican su status y que a veces desorientan a las decisiones de otro cuerpo técnico. 

Final de infarto

Sin el buen hacer de Cofie, en una de sus versiones más confusas de los últimos tiempos, el centro del campo del equipo rojiblanco estuvo incontinente. José Alberto, en un perfecto entendimiento del encuentro, dio entrada a las piernas de Salvador. Mucho más cómodo Cristian en este rol: corriendo y con espacios. Cambió el zamorano el guión del partido, aunque no pudo evitar unos últimos minutos de infarto, con José Alberto absolutamente desesperado y más gestual que nunca tratando de levantar a los suyos. El abrazo final entre el técnico y Nacho Méndez en los banquillos fue la foto final de un partido que puede ser el principio de un final de película. Todos se suben al barco pirata del Sporting.

Alineaciones

Real Sporting de Gijón: Mariño; Geraldes, Peybernes, Babin, Molinero; Traver, Cofie, Nacho (Cristian Salvador min 68), Aitor (Ivi min 65); Djurdjevic (P. Pérez min 80) y Álex Alegría 

Granada: Rui Silva, Germán, Víctor, Martínez, Quini, Montoro, Puertas, Fede (Pozo min 88), Ojeda (Vadillo min 53), Vico (Rodri min 74) y Adrián Ramos

Goles: 1-0 Djurdjevic (min 1)

Valora este artículo

8 votos

Crónica: El Sporting sigue soñando despierto