La Pizarra: Análisis de la nueva táctica del Sporting

Artículo de opinión

José Alberto
José Alberto

El cuerpo técnico del Real Sporting de Gijón sigue buscando la tecla que logre hacer reaccionar a su plantilla. José Alberto apostó en los dos últimos partidos por un nuevo cambio en el sistema de juego dando paso al 5-2-1-2 con carrileros, siendo más ofensivo el del último fin de semana al incorporar a un extremo como Traver a la banda derecha. A su vez, en Oviedo también se jugó con una línea de cinco atrás, aunque la disposición del resto de hombres era diferente.

Exceptuando los minutos con 10 futbolistas frente al Tenerife, Diego Mariño ha mantenido su portería a cero desde entonces. Por contra, el club rojiblanco tampoco ha logrado anotar goles, si bien es cierto que ha disfrutado de oportunidades para hacerlo, aunque en ningún caso se hayan acumulado excesivas ocasiones de gol.

Ampliando el análisis a las citadas tres semanas, ha sido existido una versión diferente con Pedro Díaz sobre el césped. Su juego más vertical y con capacidad de remate ha ofrecido los minutos más ofensivos de los rojiblancos, así como la presencia de Traver, sin estar muy acertado, también ha supuesto un giro notable. Por ejemplo, en comparación con su par en el carril izquierdo, Damián no filtró ningún pase al área del Mirandés en Anduva, ni tampoco recuperó balones peligrosos en campo rival. En ese sentido, cabe destacar el buen trabajo de ajustes realizado por el cuerpo técnico para evitar la habitual búsqueda de ventajas a la espalda del carrilero tras una triangulación, la primera presión de los citados jugadores y las ayudas de los pivotes fueron clave.

Otros tres nombres propios son los de Aitor García, Cristian Salvador y Carlos Cordero. En el caso del primero, la variante táctica ha permitido que pueda jugar en la punta de ataque, una posición donde jugó sus mejores minutos en el Rayo Majadahonda, antes de ser fichado por Miguel Torrecilla. En Anduva fue el futbolista con más disparos acumulados y a pesar de no estar acertado, tuvo una mayor influencia respecto a sus partidos en el costado. En el caso de los dos jugadores procedentes del filial, en ambos se ha visto su mejor versión de la temporada al jugar como hombre libre en defensa, bajo la misión de ganar balones divididos y disputas, una misión lograda al superar las 20 acciones defensivas.

En el aspecto negativo, el sistema ofrece una posición en la mediapunta para Manu García, pero el asturiano no ha terminado de despuntar desde su regreso con la Selección Española Sub21, destacando más por su trabajo sin balón que por marcar diferencias con el cuero.

En conclusión, se ha visto un Sporting más sólido, atento y generoso en las ayudas defensivas, con capacidad para ganar el control del partido e incluso para sumar hombres en el área rival, aunque la puntería no acompañó por ahora. El equipo ha vuelto a competir. No obstante, existen ajustes por hacer y la victoria se sigue escapando, más allá de que varios futbolistas se han mostrado satisfechos con los cambios.

Nota a José Alberto y el cuerpo técnico

Bien. El equipo dio la cara ante un equipo que venía de ganar y sobre un césped en muy mal estado, lo que no debería suponer puntos extra, pero lo cierto es que se ha visto sufrir al Sporting en este tipo de escenarios durante los últimos lustros. Se estuvo más cerca de la victoria que de la derrota y solo faltó más puntería.

La Pizarra: Análisis de la nueva táctica del Sporting