Las ideas claras del Sporting

Artículo de opinión

Sporting
Sporting

Septiembre solía ser época de reencuentros, abrazos colectivos, conversaciones que se prolongaban hasta horas intempestivas y tantos otros actos sociales que la crisis del coronavirus ha transformado por completo. Si el verano es la época que realmente determina la transición de un año a otro, nos encaminamos a vivir, con absoluta certeza, uno de los años más extraños y complicados que hayamos podido imaginar.

Sin embargo, no todo son malas noticias: vuelve La Liga a los estadios y los aficionados a los televisores. Echa a andar una temporada atípica y de momento los futbolistas no se ven obligados a levantar de sus asientos al respetable. Cuántas carreras imposibles por banda, cuyo único fin era la ovación de los presentes, habrán sido desechadas. Pienso también en la cantidad de ingeniosos cánticos que nos estamos perdiendo. Un canterano firma un debut de ensueño y allí no hay nadie que coree su nombre. Ser linier ya no es una profesión de riesgo. Tantos cambios en los últimos meses que casi se han inventado un deporte nuevo.

«Comienzan con una idea muy clara y eso ya es mucho para el Betis» escuché el domingo por la noche en El partidazo de Movistar. Y se equivocan, lo complicado no es tener las ideas claras al principio de temporada, lo realmente difícil es que esas certezas no vuelen por los aires a la primera de cambio.

Reencuentro

En el Sporting ha vuelto a destacar, como un fantasma del final de la pasada temporada, el poco movimiento en el banquillo asturiano durante el transcurso del partido, con tan solo dos sustituciones de cinco posibles realizadas. Porque en Gijón somos así de gallos, ya lo vimos durante la etapa de Djukic, o simplemente es que el fondo de armario del equipo entra en una maleta tan pequeña que ni siquiera Ryanair te obligaría a facturar.

Los rojiblancos, así nos tienen acostumbrados los últimos años, salieron a escena al igual que un videojuego aún por acabar, con casi idénticos protagonistas que en la edición anterior, y se echa en falta la actualización de plantillas correspondiente a la temporada 2020/2021. No obstante, aun con lo poco que hemos podido observar, las prestaciones del sistema resultan ligeramente superiores a las del curso pasado. Los delanteros han dejado de maldecir a los elementos y ahora sonríen para la foto, los mediapuntas muestran destellos de luz que se acaban transformando en asistencias y los laterales, a pesar de su juventud, se ven capaces de sumarse al juego ofensivo del equipo.

Parece que las ideas, por el momento, están claras. Lo que aún falta por confirmar son los protagonistas.

*Recuerda comentar la noticia en el foro que se encuentra debajo de esta publicidad.

Las ideas claras del Sporting