Isma Cerro: «El Sporting ha marcado mi vida»

Entrevista con La Voz de Asturias

Cerro
Cerro

Recuperando sensaciones. Isma Cerro (Cáceres, 1995) abandonaba la disciplina del Real Sporting de Gijón el pasado verano en busca de volver a disfrutar con el balón. En el segundo intento, en Guijuelo, vuelve a sentirse futbolista. Protagonista en negativo de un derbi asturiano, el extremo, pulido en Mareo, recuerda su etapa rojiblanca y espera que sus excompañeros salden una deuda pendiente, un triunfo ante los azules.

¿Cómo le va en el Guijuelo?

«La verdad que estoy contento, volviendo a ser feliz otra vez en el fútbol. Cuando doy este paso es lo que buscaba, no me importaba el nombre del club, solo volver a sentirme futbolista. Sentir la felicidad de ponerte las botas, saltar al verde y disfrutar. Ni me acordaba cuando había jugado tantos partidos seguidos de titular, entre las lesiones, problemas personales, vas uniendo cosas negativas y se hace muy duro».

Se reencuentra con el gol justo antes de recibir al filial

«La verdad que hacía un montón que no marcaba. Del anterior casi que vale más ni acordarse, fue en Zamora en la Copa con el Sporting, así que me quedo con el que marqué al Zaragoza en El Molinón. Estamos en una situación complicada, sabemos que la salvación está muy complicada, pero lo vamos a intentar hasta el final. Será raro enfrentarme al Sporting, pero más aún cuando toque volver a Mareo. Será extraño y bonito. Seguramente me van a venir un montón de recuerdos y de sensaciones. Ahora estoy centrado en hacer todo lo posible por tratar de ayudar a salvar al Guijuelo, así que meterle un gol al Sporting se me va a hacer muy raro».

Este sábado hay derbi. No le traerá muy buenos recuerdos, imagino

«Lo sé, lo sé. No me lo pierdo. Me pondré hasta la camiseta para verlo. Creo que este año toca ganar. Por desgracia me tocó ser protagonista en uno en lo negativo, pero eso intento no recordarlo mucho. Me quedo con lo que vino después. El apoyo incondicional de la gente del club y de la afición. Fue lo más grande que me ha dado el fútbol, la preocupación de mucha gente a raíz de la lesión, la verdad que me dejó huella sentir que tanta gente se preocupaba por uno».

¿Ese día uno tuvo la sensación de que se escapaba el tren del fútbol profesional?

«Eso nunca lo puedes decir, porque sabemos que en cualquier momento puede llegar otra oportunidad, pero sí, en ese momento sí que lo sentí. Fue duro, mucho. Siempre que he estado preparado para dar otro salto me han llegado las lesiones de rodilla. Me ha faltado una pizca de suerte, pero ahora lo relativizo. Esas experiencias me han enseñado a valorar otras cosas y a sacar enseñanzas positivas de lo pasado».

¿Lograrán tus compañeros una victoria en el derbi?

«Creo que sí y espero que ellos también lo piensen. Yo siempre quiero que gane el Sporting, ese club ha marcado mi vida y siento los colores como ellos. Este año disfruto aquí cada fin de semana del temporadón que están haciendo. Me veo todos los partidos. Mantengo contacto con muchos de los compañeros y espero que me puedan lograr una nueva victoria este sábado».

¿Afronta los derbis el Oviedo con más intensidad?

«Eso se puede creer desde fuera, pero desde dentro te digo que no. En esos partidos vas a luchar y dejarte todo por la victoria, es lo único que importa. Los nervios que se tienen en ese tipo de partidos son brutales, la tensión es tremenda. Te aseguro que nadie se deja nada ese día. Los futbolistas sabemos perfectamente que está en juego el orgullo de la ciudad, pueden pesar los nervios, las ganas, pero no que en derbis anteriores el resultado fuera negativo».

Si le digo Mareo, ¿qué le viene a la cabeza?

«Mareo es mi vida, me ha dado lo más grande. Asturias está en mi corazón, pero Mareo aún más, allí conseguí llegar al fútbol profesional. Es algo muy bonito de recordar, muchas veces lo hablo con compañeros que también pasaron por allí y tuvieron que terminar dejando el Sporting y siempre decimos que ojalá volviéramos a aquellos años otra vez. Solo me salen palabras buenas de esa época».

Y llega el día de tener que salir

«Me llama Javi Rico y me dice que no iban a contar conmigo este año. Me da un poco de pena porque no me dieron la oportunidad de demostrar en pretemporada que estaba al cien por cien y esa es la espinita que me quedó. Todavía me veía para dar mucho fútbol al Sporting, pero no confiaron en mí. Me sentía capaz de aportar, pero no hay rencores, esto es fútbol. Estoy orgulloso de haber formado parte de ese club y solo tengo buenos deseos. Ojalá empezando por este sábado y siguiendo con un ascenso. Me alegraría como un sportinguista más».

 *Recuerda comentar la noticia en el foro que se encuentra debajo de esta publicidad.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Isma Cerro: «El Sporting ha marcado mi vida»