Las 4 claves tácticas del Sporting - Oviedo

Artículo de opinión

Gol del Sporting, Djuka y Pedro
Gol del Sporting, Djuka y Pedro

El Sporting de David Gallego afronta un nuevo derbi con la clara intención de sacarse la espina por partida doble: por un lado, para tratar de ganar al eterno rival tras caer en su feudo en el partido de ida y por otro para frenar en seco una tendencia que puede tornarse peligrosa al sumar dos derrotas consecutivas por primera vez en la temporada, teniendo además en el horizonte un par de partidos lejos de El Molinón, que ha sido sin duda su fortín ?casi- inexpugnable durante toda la campaña.

Los derbis siempre tienen su toque especial, no solo por el ambiente previo, durante y post que se genera en ambas ciudades, sino también porque en lo futbolístico son partidos ligeramente condicionados. Ambos tienen una forma marcada de jugar, una serie de fortalezas y debilidades que los definen, y en base a ello, vamos a discurrir en busca de aquellas claves que pueden marcar las diferencias en un partido de tal importancia.

Llevar el partido a su terreno

Obviamente tendrá más opciones de ganar quien logre acercar el contexto de partido a aquel que más convenga a su juego. En ocasiones, cuando se enfrentan dos equipos de corte similar, esto no es tan relevante, sino que coge peso la capacidad para trazar un plan alternativo al habitual o saber adaptarte a un escenario distinto. Sin embargo, Sporting y Oviedo muestran formas muy diferentes de plantear sus partidos, lo que supone que ambos tratarán de imponer su fuerza para lleva el duelo a su terreno. Los de David Gallego deberán ser pacientes con el esférico, controlar el partido desde el dominio de balón y superar a su rival más desde la combinación que desde el duelo individual o el juego directo, aspectos que beneficiarían a los de Ziganda.

Evitar las pérdidas en campo propio

Siempre es un factor relevante, y en más de una ocasión se ha pagado caro, aunque es un peaje que David Gallego se muestra dispuesto a pagar con tal de lograr una salida de balón aseada que dé paso a todo lo demás en ataque. Salir en combinación desde atrás lleva aparejado que ante una buena presión alta del rival cometas errores o sumes pérdidas en situaciones verdaderamente vulnerables. Siendo uno de los talones de Aquiles del técnico catalán, lo cierto es que esta temporada ha logrado pulir en cierta forma esta debilidad, no siendo tan acuciante o penalizando tanto como en sus equipos anteriores. Sin embargo, ante el Oviedo deberá medir bien esto. Los de Ziganda se muestran como un conjunto que elige bien cuándo saltar a la presión, haciéndolo con intensidad, sin exponerse demasiado al no adelantar su bloque en exceso, pero siendo uno de los equipos que más balones recupera en campo contrario de la categoría. La salida de tres atrás será el cebo perfecto para atraer a los jugadores carbayones, y el desafío para la idea de juego de Gallego será importante. Superar esa primera línea de presión cobra esta vez especial relevancia. Evitar el error, y más en partidos de esta índole, vital.

Defensa de los centros laterales

Siendo el Oviedo un equipo que también busca tener sus momentos de partido con balón, lo cierto es que su juego es más vertical y directo que el del Sporting. Un planteamiento que se asienta en las bandas para crecer en ataque. En fútbol los espacios siempre se encuentran en los carriles exteriores, pero las jugadas de gol se definen por dentro, y esto lo aplica a rajatabla el conjunto dirigido por Ziganda. En contraposición a la forma de llegar al área rival de los rojiblancos, que fían todo a las conducciones en acciones individuales o a las combinaciones y pases filtrados, el Oviedo es uno de los equipos que más depende del centro lateral para generar ocasiones de remate del campeonato. La defensa en igualdad numérica de las bandas, así como las ayudas constantes de los interiores y/o pivotes rojiblancos serán fundamentales para evitar que los azules logren situaciones de ventaja en banda, lo que les pondría de cara para ejecutar su acción ofensiva predilecta.

El duelo en la medular

Si bien el guion previo nos dice que el balón será de preferencia rojiblanca, el Oviedo seguramente trate de incomodar desde ese control del esférico. Cuantos más minutos tengan el cuero los carbayones más alejarán de su plan de partido a los gijoneses. Es cierto que cuando el Sporting tiene opción de correr tras recuperar el balón es más peligroso incluso respecto a cuando le toca proponer, pero el trabajo del doble pivote de Ziganda pasará por desactivar en la medida de lo posible al que alinee David Gallego. Conseguir sacar de la ecuación con balón a Sergio Tejera y a Edgar González puede ser especialmente provechoso para los rojiblancos.

Un choque de estilos en un derbi que puede terminar de marcar el devenir de ambos conjuntos en lo que resta de temporada respecto a sus aspiraciones. Y es que un derbi siempre es más que un partido.

Capítulo especial del podcast sobre el derbi asturiano:

Si no te aparece el reproductor de audio también puedes escucharlo desde el siguiente vídeo:

*Recuerda comentar la noticia en el foro que se encuentra debajo de esta publicidad

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Las 4 claves tácticas del Sporting - Oviedo