Análisis: Así llegan Sporting y Oviedo al derbi

Una mirada a las dinámicas con las estadísticas de Alebia Sports Analytics

Ortuño y Babin
Ortuño y Babin

Se acerca el día de derbi, momento en el que comienzan a aflorar toda esa retahíla de tópicos y clichés que acompañan a este tipo de partidos. “Son más que tres puntos”, “todos los jugadores sienten una motivación extra” o el famoso “las dinámicas no importan”. En este último punto me gustaría detenerme y fijar nuestra atención. ¿Influyen las dinámicas en un derbi o en un partido cualquiera? Seguramente, lo más correcto sea relativizarlo. El fútbol no sigue una lógica lineal, no es una ciencia matemática; todo lo que haya ocurrido en el pasado influye, claro, pero no nos permite anticipar o conocer el resultado de un partido futuro. Por tanto, cliché no siempre es sinónimo de incorrecto, pero tampoco todo lo contrario.

Situación clasificatoria y de resultados

Más que dinámicas actuales, si comparamos la situación general en el global de la temporada de Sporting y Oviedo vemos que viven momentos diferentes. El cuadro gijonés vive asentado en zona de Playoff (quinta posición) con cierto colchón de puntos sobre el Girona, que se postula como primer candidato a sacar rivales de esos puestos de promoción. El conjunto carbayón, por su parte, se ubica en la decimoquinta plaza, a apenas dos partidos (cinco puntos) de la zona de descenso. Fotografías bien diferentes a la hora de enfocar un partido como este. La confianza de unos ante el nerviosismo de los otros, aunque ambos aún con todo en juego.

En lo referente a resultados, sin embargo, las tendencias sí se equilibran ligeramente. Ninguno de los dos atraviesa su mejor momento, con el Sporting encadenando dos derrotas consecutivas por primera vez en la temporada -aunque esto no sea un drama- y sumando 10 puntos en los últimos 8 encuentros. Ligeramente inferiores son las cifras del Oviedo en la misma muestra de partidos: 8 puntos en los últimos 8 encuentros y, más preocupante todavía, acumulan 7 partidos consecutivos sin conocer la victoria.

Los xG para analizar sus tendencias

No son números muy alentadores, pero a cualquiera que le preguntes desde un punto de vista neutral, saldrá con el clásico de que “las dinámicas no importan”. Y en parte tiene razón, pues cuando arranca el partido la concentración para esos próximos noventa minutos es máxima, y poco importa ya lo que hayas hecho dos o tres semanas atrás, pero no es menos cierto que el momento de forma influye, y que este se ve reflejado en las dinámicas. Para analizar esto al detalle, vamos a basarnos en los datos que nos provee Alebia, fijándonos en una estadística que cada vez toma mayor relevancia en el mundo de la analítica y el big data: los expected goals (xG) o goles esperados.

Primero de todo vamos a explicar de forma resumida qué son los xG. No es una estadística sencilla, sino que es el reflejo de un conjunto de varias. Los goles esperados miden la calidad de las ocasiones del equipo, no la cantidad, para lo que nos valdría únicamente con las cifras de remates totales o a puerta. Los xG tratan de medir la probabilidad de que uno de esos remates termine en gol, para lo cual tiene en cuenta multitud de variables (zona de remate, posición y parte del cuerpo con el que se ejecuta, pierna buena o mala, oposición de la defensa rival, ángulo del disparo, etc.). En base a esa probabilidad, se van acumulando a lo largo de un partido todas las ocasiones para terminar reflejando una cifra que trata de indicarnos cuántos goles se “deberían” haber marcado. Evidentemente, en el fútbol se convive con el acierto y el error, como ya se dijo antes, esto no es solo matemática, por lo que esto nos sirve para medir si el equipo es capaz de generar buenas situaciones de ataque o no y si su nivel de acierto está por encima o por debajo de lo que sería más coherente. Alguno de los numerosos manos a mano claros errados esta temporada o el gol de Pedro en Vallecas son los principales enemigos de la estadística.

La dinámica del Sporting

Sporting
Sporting

Las cifras del Sporting de David Gallego al respecto de los goles esperados dista en cierta medida con los resultados obtenidos recientemente. Salvo en partido en Vallecas, el cuadro gijonés supera a todos sus rivales en cuanto a xG, en lo relativo a la calidad de ocasiones generadas (en rojo los goles esperados del Sporting y en gris los de sus rivales). Esto marca que el nivel de juego no se está viendo especialmente agraviado, solo con datos negativos al respecto de esta estadística en partidos en los que el rival lleva claramente la iniciativa (Espanyol o Rayo). El promedio de xG se mantiene a pesar de sumar más empates que meses atrás, fruto de que el acierto que se tuvo en fechas anteriores está faltando con mayor asiduidad en las últimas jornadas. Además, cabe resaltar lo difícil que es para los rivales alcanzar una cifra de goles esperados por encima de 1, lo que refleja lo sólido que es el conjunto de David Gallego en fase defensiva.

La dinámica del Oviedo

Oviedo
Oviedo

Respecto al conjunto de Ziganda, las cifras de goles esperados varían de forma más marcada. Si bien en el último medio mes se han caracterizado por un buen trabajo defensivo (3 goles encajados en 5 partidos), sus xG a favor no terminan de despuntar, siempre en torno a 1 con escasos picos por encima o por debajo. Algo que contrasta con su tendencia si echamos la vista atrás, hacia los meses de febrero e inicios de marzo, donde el equipo muestra una imponente irregularidad defensiva, pero donde el nivel de acierto de cara a puerta incrementa. A excepción de partidos como el de Logroño o ante el Leganés en el Tartiere, el Oviedo mantiene cierta estabilidad en cuanto a su capacidad para generar situaciones francas de gol, pero su capacidad para definirlas se ha visto mermada recientemente. Un equipo que buscará dar continuidad a su tendencia defensiva -aunque deba pulir ciertos errores de bulto- y cambiar su cuota de acierto de cara a puerta en su visita a El Molinón.

Son tendencias, no tienen por qué reflejarse en lo que suceda sobre el césped. Menos aún en un derbi, o eso dice la teoría. Sea como fuere, El Molinón aguarda una nueva cita de este icónico duelo, aunque de nuevo sin el ingrediente fundamental: las aficiones.

*Recuerda comentar la noticia en el foro que se encuentra debajo de esta publicidad.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Análisis: Así llegan Sporting y Oviedo al derbi