Continúa la 'asturianización' del Sporting

Dani Souto

SPORTING 1905

Mareo
Mareo Real Sporting

Artículo de opinión

27 jul 2021 . Actualizado a las 22:51 h.

En tiempos de necesidad, buena es la cantera. Resulta tan habitual en el Real Sporting de Gijón el hacer eco del producto 'made in Mareo' más allá de nuestro concejo así como sacarle todo el jugo en momentos de crisis y dificultades económicas a nuestra cantera. Cuando la cartera no rebosa y toca ajustarse el cinturón, los guajes suelen ser la solución a los problemas, en muchas ocasiones aportando resultados deportivos -habitualmente superando las expectativas- y siempre aliviando los problemas económicos de la entidad, ya sea por la venta de estos o por disponer de salarios asumibles.

Esta temporada 21-22 parece que el camino sigue esa misma senda. La crisis sanitaria de la Covid-19 ha derivado también en otra muy importante a nivel económico. Cada club se ha visto afectado de manera diferente, y al Sporting en concreto, cuyo balance depende en gran medida de las ventas que logre hacer y de la influencia de la campaña de abonados y taquilla, este último año ha sido realmente complejo para sus arcas.

Apuesta por lo de casa

Más allá de lo económico, antes de que se originara la presente crisis, en la dirección deportiva del Sporting ya se había dado un giro en este sentido, el de fichar e incorporar jugadores que conocieran la casa, que tuvieran pasado en nuestra cantera y un sentimiento de pertenencia al club. Fue Miguel Torrecilla el que, en su último año al frente de la dirección deportiva, viró el rumbo de su política de fichajes buscando repatriar y potenciar a aquellos futbolistas que tenían un vínculo con el Sporting, algo muy diferente a lo que había hecho las dos temporadas anteriores. En ese mercado de la 19/20, que supone la base del equipo que recibe Javi Rico en su relevo, Torrecilla hizo grandes esfuerzos económicos por traer de vuelta a jugadores como Javi Fuego, Borja López o Manu García.