«¿Pufo o negocio millonario para el Sporting con CVC?»

Alejandro Vigil Morán

SPORTING 1905

Fernández Sporting
Fernández Sporting

Artículo de opinión

21 ago 2021 . Actualizado a las 21:22 h.

El Real Sporting de Gijón ha cerrado un acuerdo histórico que para bien o para mal, marcará las próximas décadas de la SAD asturiana. La falta de explicaciones, más allá de una serie de pinceladas muy generales de Javier Fernández desde la sede de LaLiga, ha creado una notable bipolaridad entre los aficionados a favor y en contra del acuerdo.

En ese sentido, hay dos grandes verdades sobre la mesa. Ni el fondo CVC es una ONG -tampoco un fondo buitre-; ni empresarios como Gil Marín, la familia Roig o Pepe Castro han destacado por ser unos mentecatos a la hora de defender sus intereses. Precisamente Fernando Roig explicaba con su experiencia personal uno de los mantras más escuchados en la sede de LaLiga: "Si no invertimos, no seremos grandes". El propietario ponía como ejemplo su fábrica de azulejos, donde invirtió en los años de la crisis de la construcción y ahora tendría unos crecimientos anuales del 40% en ventas que no habría logrado sin inversión.

Los informes cifran en 9.000 millones la cantidad de dinero que obtendrá el fondo cuando pierda sus derechos adquiridos dentro de 50 años frente a los más de 2.000 millones que invertirá -cantidad analizada como justa por un informe de Rothschild para este tipo de operaciones mediante 4 métodos de tasación-, cifras que aumentarán en función de si entran en juego entidades como el Barcelona y el Athletic. La empresa se quedará el 10,95% anual de los ingresos del Sporting procedentes de LaLiga durante esas décadas a cambio de algo más de 20 millones, a la espera de conocer la cifra oficial. El club rojiblanco recibirá ese dinero mediante un préstamo de la patronal al 0% que evitará el pagó de alrededor del 30% en impuestos por donación. La devolución se hará a 40 años vista y esos más de 2.000 millones se volverán a repartir entre las escuadras como parte de los futuros ingresos televisivos, de modo que si el Sporting está muchos años en una división superior, podrá aumentar su porcentaje de ingresos mediante ese acuerdo. Además habrá un pequeño remanente para nuevos equipos que lleguen a Primera división y otros que ahora no recibirán nada directamente, pero sí han estado en el fútbol profesional como el Deportivo o el Numancia.