«La última locura del Sporting»

Dani Souto

SPORTING 1905

Javi Rico
Javi Rico Real Sporting

Artículo de opinión

15 may 2022 . Actualizado a las 15:03 h.

La toma de decisiones, uno de los grandes males que ha acompañado al Real Sporting de Gijón en una temporada histórica en sentido negativo. Una que viene acompañando a la entidad rojiblanca en muchos momentos de su historia, aunque sin ánimo de profundizar en ella y centrándonos en un presente que conocemos mejor, resulta tónica habitual en la gestión de la familia Fernández, propietaria de la mayoría accionarial desde casi ya tres décadas.

Sin embargo, lo de esta temporada ha sido especialmente dañino. El presidente, Javier Fernández, eludía su responsabilidad de la parcela deportiva -a pesar de las operaciones que llevan su sello como las llegadas de Jony o del propio Abelardo- y centraba sus miradas en el director deportivo de la entidad, Javier Rico. En la teoría, razón no le faltaba, pero la práctica es bien distinta, y si bien Rico tiene un gran porcentaje de responsabilidad en la deriva de la entidad, el propio presidente también tiene su parte del pastel.

El despido de David Gallego llegó tarde por "falta de opciones que convencieran", la contratación de José Luis Martí no fue nada acertada e incluso podría catalogarse como un fracaso histórico y la planificación de la plantilla fue incompleta en verano y plagada de apuestas altamente riesgosas en invierno. No todo es culpa de Rico o Fernández, pero sí es cierto que ambos influyen en todas estas cuestiones que han ido diseñando una deriva deportiva que acabará en los anales del Sporting. Las elecciones de uno y las indecisiones del otro nos han traído indudablemente hasta aquí.