El Villarreal invade el territorio del Sporting

Dani Souto

SPORTING 1905

Ferreres
Ferreres Real Sporting

Pactan una colaboración con un club gijonés

17 may 2022 . Actualizado a las 23:54 h.

Apenas dos años después del 'caso Ferreres', en el que el Villarreal se llevó a la joven promesa de Mareo con contactos directos con el futbolista y no a través del Real Sporting, parece que el conjunto castellonense vuelve a poner sus ojos sobre la cantera rojiblanca. Si bien este mismo 2022 el conjunto presidido por Fernando Roig fue condenado por el Tribunal Superior de Justicia a indemnizar a la entidad asturiana por una cantidad de 300.000 euros, esto no parece haber amedrentado a los amarillos.

El Villarreal busca ahora asentar en Asturias una fuente más de la que nutrir su cantera, la cual cuenta con jugadores llegados de todos los puntos de la geografía española en la residencia que mantienen en su ciudad deportiva. En esta ocasión, lo que tiene avanzado el conjunto groguet dentro de su filosofía y prácticas de cantera es un acuerdo con un club del fútbol base gijonés para tener preferencia sobre sus jugadores, anticipándose así a los movimientos del Sporting. Este club es el Llano 2000.

Según ha podido saber La Voz de Asturias, este acuerdo, que arrancaría con el inicio de la próxima temporada, contemplaría la ayuda directa del Villarreal aportando material, como la instalación de cámaras en las instalaciones para hacer un seguimiento y análisis de los entrenamientos, así como formación a los técnicos de su estructura, tal y como se les ha informado a los padres cuyos hijos entrenan en el club. Se está barajando además la posibilidad de que en la camiseta figuren ambos escudos, como ocurre con otros dos conjuntos de la ciudad que se fusionaron en tiempos recientes, Ceares y Veriña. Como contraprestación, el conjunto castellonense tendría preferencia para poder incorporar hasta tres futbolistas por campaña a su cantera llegando a un acuerdo con estos. Algo que haría saltar por los aires el acuerdo que mantiene el Sporting con el fútbol base gijonés, que otorga cuantías económicas anuales en base al pago por derechos formativos, una política a todas luces insuficiente y que encuentra en este punto un motivo más por el que se escapa de su control el trabajo en las canteras de su entorno.