Crónica: Sporting 2-1 Ibiza

Dani Souto

SPORTING 1905

Celebración Sporting
Celebración Sporting La Liga

Victoria sufrida de los rojiblancos

23 sep 2022 . Actualizado a las 23:03 h.

Con el objetivo de resarcirse. Así llegaba el Real Sporting de Gijón a su primera cita de la temporada en una noche de viernes de estreno. Varios cambios -obligados- sobre el césped, pero también a unos metros de altura, con tres marcadores electrónicos nuevos en el feudo gijonés. Los de Abelardo Fernández necesitaban reencontrarse con la victoria tras dos derrotas consecutivas antes de que las dudas y el miedo se apoderaran del vestuario. La victoria llegó, aunque no sin sufrimiento. Los tres puntos se quedaron en Gijón para júbilo de la afición local. Triunfo para coger aire.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Las bajas de dos titulares habituales como José Gragera y Uros Djurdjevic -ambos suplentes con sus selecciones- obligaban a Abelardo Fernández a poner en liza más novedades de lo habitual. Precisamente dos fueron los cambios respecto al once que dispuso hace menos de una semana en La Romareda, aunque sí se contabilizaron más variaciones en cuanto a los roles. Zarfino retrasó su posición para ubicarse junto a Pedro Díaz en el doble pivote, mientras que Cristo entraba como titular para ocupar una punta del ataque que acaparaba todas las miradas en la previa. Fue finalmente Juan Otero el que lo acompañaría, mientras que Queipo entraba en la demarcación que el colombiano ocupaba la pasada jornada.

El partido arrancó con buen ritmo, con ambos conjuntos buscando sus ocasiones sin un dominador claro. El Sporting, esta vez sí, supo aprovechar su buen momento, pero recurriendo de nuevo a un arma ya muy habitual esta temporada -en contraste con años anteriores- como es el balón parado. No llegaba al minuto 5 de encuentro cuando Pedro Díaz colgó un balón al área en una falta frontal buscando el palo más alejado para encontrar la prolongación de Cali Izquierdoz, que desvió el cuero hacia el palo contrario, zona por la que entraba el otro central, Pablo Insua, para empujarla con el interior de su diestra al fondo de la red. De nuevo la pizarra daba réditos a los rojiblancos.