¿Qué aspiraciones tienen los jóvenes más allá de su ideología?

Claudia Granda REDACCIÓN

TU VOZ

Ricardo Sevillano (Nuegas Generaciones) y Alejandro Delgado (Juventudes Socialistas), forman parte del nuevo equipo directivo del Consejo de la Juventud de España
Ricardo Sevillano (Nuegas Generaciones) y Alejandro Delgado (Juventudes Socialistas), forman parte del nuevo equipo directivo del Consejo de la Juventud de España Tomás Mugueta

Los asturianos Alejandro Delgado y Ricardo Sevillano, miembros del CJE, debaten sobre las preocupaciones de una generación preparada y comprometida con las causas sociales

03 jul 2018 . Actualizado a las 12:57 h.

Los jóvenes asturianos Alejandro Delgado y Ricardo Sevillano han sido elegidos para formar parte de la nueva Comisión Permanente del Consejo de la Juventud de España que presidirá Manuel Ramos de la Rosa, de ASDE Scouts de España. Delgado, natural de Oviedo, estudiante de Economía y miembro de Juventudes Socialistas de España, resultó reelegido como responsable de finanzas del CJE y, en este mandato, también estará al frente del área Socioeconómica. Por su parte, Sevillano, nacido en Avilés, estudiante de Ingeniería de Software y miembro de Nuevas Generaciones, se suma al nuevo equipo directivo del CJE como Secretario y responsable del área de Participación. 

- ¿A qué aspira vuestra generación?

Ricardo Sevillano: Nuestra generación aspira al futuro, a vivir en una sociedad igualitaria. A gozar de libertad sin tener que imponer ni que se nos impongan las cosas.

Alejandro Delgado: Aspiramos a blindar los derechos que hemos visto peligrar para que la siguiente generación no tenga que luchar por ello.

- A la generación millenial se os tacha de ser perezosos, consentidos y narcisistas, ¿sentís que eso es así?

RS: Creo que no. Nuestra generación es completamente lo contrario. Cada vez más jóvenes se interesan por la política, se asocian en distintas entidades porque buscan un fin en el que invertir su tiempo, ya sea en el ámbito social, político o aportando su pequeño granito de arena en una ONG. Siempre se dijo que somos la generación mejor formada pero no aspiramos a los puestos de trabajo que coindicen con nuestra formación. En realidad, sí somos la generación mejor formada pero, por problemas durante la crisis, se ha destruido mucho empleo juvenil. A día de hoy el empleo es precario, lo que hay que hacer es mejorar el empleo que se ha ido creando estos años para que tengan unos derechos asegurados y que puedan ser gente que, siendo joven, pueda independizarse, hacer su vida y vivir como cualquier otra persona.

AD: Estoy totalmente en desacuerdo por varias cosas. Hemos pasado de tener una licenciatura a tener dos, a tener más formación, más másteres. Es decir, no nos conformamos, no es decir «soy el mejor y nadie me quiere», eso sería narcisismo. Pero buscamos romper esa barrera que se nos pone. Los datos dicen que nuestra participación aumenta en voluntariado o participación política. España es uno de los países dentro de la Unión Europea que más participa en sus proyectos, con lo cual la juventud española esta participando más y no se conforma con poco.

- Podría decirse que sois una generación un tanto desencantada. Estamos muy preparados, tenemos muchos estudios, pero grandes problemas de acceso al trabajo. ¿Creéis que lograréis en un futuro asentar vuestras vidas en este país y que esta migración masificada en busca de un futuro laboral remita?

AD: Yo creo que sí, la situación actual no es sostenible en el tiempo. El mayor problema actualmente es la ruptura del pacto intergeneracional con cuestiones muy importantes como las pensiones o la precariedad laboral, que van muy unidas. El trabajo en negro o falsos autónomos y otras figuras son las que nos ponen en peligro. En el momento en el que la sociedad y su estructura se va resquebrajando, o nos ponemos de acuerdo o nos ponemos de acuerdo. La juventud está muy harta y también la gente mayor. Si nos unimos encontraremos soluciones. España históricamente siempre ha salido hacia adelante con lo cual creo que superaremos esta etapa.

RS: Suscribo sus palabras. Pero también es verdad que conozco a mucha gente que en cuanto se licencian ponen su cabeza en irse fuera. Esto es un problema y también un beneficio. Estamos en la Unión Europea y tenemos que aspirar a no poner barreras entre los países de la unión. Pero visto desde nuestra perspectiva, desde hace unos años, condicionados por la crisis la gente ya pone la cabeza en irse fuera. Lo que hay que hacer s querer nuestra tierra, saber que aquí no todo es malo. Y si con lo que tienes en casa emprendes, innovas y desarrollas una empresa o logras encontrar un puesto de trabajo digno no tienes por qué marcharte de España. ero estamos obsesionados con irnos al extranjero a una multinacional. A España hay que saber quererla.