El chef Jose Andrés se marca un «home run» frente a Donald Trump

Las Series Mundiales de béisbol han sido el escenario que ha vuelto a unir al cocinero asturiano y el presidente estadounidense, abucheado por las gradas

El chef Jose Andrés durante el quinto partido de las Series Mundiales de béisbol
El chef Jose Andrés durante el quinto partido de las Series Mundiales de béisbol

Redacción

El afamado cocinero asturiano Jose Andrés fue el encargado de realizar el saque de honor del quinto partido de las Series Mundiales de béisbol, en el que se enfrentaron los Washington Nationals con los Houston Astros. Mientras que el presidente estadounidense fue recibido por el público entre abucheos y gritos de «¡enciérrenlo!», haciendo alusión al juicio político abierto en el Congreso contra el presidente por presionar a Ucrania para que investigara al ex vicepresidente Joe Biden, el chef se dio un auténtico baño de masas. Este partido fue el reencuentro entre Trump y el chef tras el largo pleito que ambos mantuvieron después de que Jose Andrés rompiese el acuerdo que tenía con el magnate para abrir un restaurante en su hotel de Washington después de que éste calificase de «criminales» y «violadores» a los inmigrantes mexicanos.

El asturiano es un firme detractor de las políticas migratorias de la administración Trump, y se ha convertido en una figura relevante en el país por criticar abiertamente estas medidas. Puede que por todos estos motivos Trump mostrase su descontento con que el asturiano fuese quien realizase el saque inicial. Rob Manfred, comisionado de la Major League Baseball (MLB), ya le había comentado anteriormente al presidente estadounidense la posibilidad de que fuese el quien diese el saque de honor, pero este se excusó con que no le gustaba la ropa que debía ponerse para ello. Sin embargo, el español no dudó en agradecer a la organización la invitación. «Gracias Nationals, MLB y Astros por invitar a un inmigrante a hacer el primer lanzamiento. ¡En un partido llenos de inmigrantes! Invitándome a representar a millones de voluntarios que están haciendo un trabajo increíble ayudando a todos», publicó en su cuenta de Twitter.

Parece que, sin embargo, la afición quedó encantada con la decisión de que Jose Andrés fuese quien realizase el saque. El cocinero se ha ganado el corazón de muchos estadounidenses no solo con sus palabras, sino también con sus gestos. El pasado mes de enero organizó unos comedores de campaña para alimentar a los empleados federales que se quedaron sin empleo tras el cierre gubernamental causado por los desencuentros entre los demócratas y Trump a raíz de la problemática del muro en la frontera con México. El chef también está ofreciendo comidas en Bahamas con su ONG World Central Kitchen a los afectados por la devastación del huracán Dorian. Por acciones como estas, Jose Andrés fue quien se llevó los vítores en el partido.

José Andrés ofrece una cena gratis a los «enemigos» de Trump

C.G.C.
José Andrés/ESHOB Ferrán Nadeu
José Andrés/ESHOB Ferrán Nadeu

El cocinero asturiano vuelve a cargar contra el presidente de los Estados Unidos tras haber anunciado el fin «amistoso» de su enfrentamiento legal

La relación entre el cocinero español José Andrés y Donald Trump ha vuelto a tensarse. El tira y afloja entre el chef y el presidente estadounidense es conocida desde que Trump llegó a la Casa Blanca. Después de haberse vistos involucrados en un litigio legal, hace unos meses firmaban un acuerdo amistoso por el que zanjaban la «guerra» continua que estaban luchando a través de las redes sociales.

Hace unos días el presidente de los estados unidos anunciaba, a través de Twitter, que entregaría «los premios a los medios más deshonestos y corruptos del año». Trump le declaró la guerra a los medios de comunicación desde el primer momento en el que fue nombrado presidente. Lo que se sabe hasta ahora es que los ganadores se darán a conocer a través se su cuenta oficial de Twitter y que los candidatos son las cadenas CNN, ABC y la revista Time.

Seguir leyendo

Comentarios

El chef Jose Andrés se marca un «home run» frente a Donald Trump