¿Y ahora quién arregla esto?

La salvación del Deportivo está en manos de un entrenador deprimido, unos jugadores indolentes y un consejo de administración superado por la situación