Una España con poca mecha

La selección no solo se quedó sin marcar ante Portugal, sino que su bagaje se redujo a dos disparos entre palos pese a monopolizar el balón