«No necesito que Bill me defienda»

Los comentarios de la ex primera dama sobre su patrimonio en varias entrevistas este mes han llevado a los críticos a acusarla de estar desconectada de la realidad del estadounidense de a pie