Un jardinero fiel a un ideal

Carlos Sánchez vendió su negocio de horticultura para dedicarse a la solidaridad. Quince años después de aquel paso, llega a su octavo destino en cuatro continentes