El viento que mató un aeropuerto

Las fuertes rachas impiden a los aviones comerciales aterrizar en la flamante terminal de la isla de Santa Elena; en la que el Gobierno británico lleva gastados 330 millones