Ángel Manuel Hernández, en imagen de archivo, durante su llegada al cuartel de Lonzas, en A Coruña, tras haber sido herido en Barcelona, en octubre del 2019
Ángel Manuel Hernández, en imagen de archivo, durante su llegada al cuartel de Lonzas, en A Coruña, tras haber sido herido en Barcelona, en octubre del 2019

«Saber que los responsables de las lesiones que tengo de por vida están sueltos no me es grato»

Ángel Manuel Hernández Sánchez, policía nacional de San Cibrao recién jubilado a los 45 años, y uno de los dos agentes gallegos heridos en los disturbios de Barcelona en el 2019 habla sobre las secuelas que arrastra