El patio trasero del Viejo Continente

La detención de Josef Fritzl muestra comportamientos que mancillan la imagen de una civilizada Europa que también tiene vergüenzas que ocultar