Un modelo sin precedentes

Mouriño citó en su propuesta para comprar Balaídos los casos del Real Madrid, Valencia y Sevilla, pero ninguno de ellos encaja con la operación