.

Las patatas fritas unen a Bélgica

En este país, su gran icono gastronómico es uno de los pocos elementos identitarios que flamencos y valones abrazan sin reticencia, uniéndose en una batalla contra los franceses que quieren apropiarse del «copyright».