La triste ruina de la manta

El negocio de los vendedores ilegales de discos se esfuma y los cedés pasan al último escalón de la venta callejera. Esta es la crónica de un día de trabajo por cero euros