Los protagonistas dan muestras de una gran empatía pese a la diferencia de edad.

El Vaticano sí acoge a rumanos

La Santa Sede ofrece refugio durante un año a una sintecho que dio a luz en plena plaza de San Pedro y a su bebé, la pequeña Irene