¿Cuándo me paso de la raya?

DEJAR DE SER NORMAL... es tan fácil como cruzar la línea que separa lo común de lo patológico. Todos somos un poco raros, fríos, prudentes, impulsivos, introvertidos... lo importante es no llevar ninguna de estas características al extremo.