retrato de Sofía Casanova que apareció en la portada de su novela Lo eterno publicada en 1917

Vecindad civil gallega

«Opté, sin perder la mía uruguaya, por la nacionalidad española. (...) Mi opción por ser español es porque ansiaba serlo, por amor a mis orígenes (...)»