.

Vigo se niega a perder los Norte

Las salas más antiguas de la ciudad sobreviven como alternativa al circuito comercial «con la única voluntad de prestar un servicio público a las personas que aman el cine»