Al Pacino contra la modernidad

La interpretación sorprendente del mítico actor -¡imprescindible oír la versión original!- es lo mejor de Señor Manglehorn. Y quizá lo único realmente bueno de la película