Del fútbol a la guerra

Un futbolista brasileño nacionalizado ucraniano se libró por los pelos tras ser llamado a filas