.

Las patatas fritas unen a Bélgica

En este país, su gran icono gastronómico es uno de los pocos elementos identitarios que flamencos y valones abrazan sin reticencia, uniéndose en una batalla contra los franceses que quieren apropiarse del «copyright».

.

La Serbia menos conocida por el turista

El Danubio, a su paso por Serbia en dirección al mar Negro, representó la frontera entre Occidente y el imperio Otomano. Este río, que permanece inalterable a lo largo de los siglos, cautiva hoy nuestra mirada con una panorámica que nos devuelve el reflejo de la historia de Europa. Vente a un «lugar para pensar»