El líder de la Manada al juez: «Ella nos dijo que se iría 'con dos, con cinco, con los que me echen'»

José Ángel Prenda insiste en que la relación sexual en grupo ocurrida en un portal en los sanfermines del 2016 fue consentida, aunque reconoce no recordar muchos detalles de aquella noche


La Voz

José Ángel Prenda, líder del grupo La Manada declaró durante menos de una hora y media ante el juez, en un relato en el que los «no me acuerdo» se repitieron una y otra vez, pero en la que repitió en varias ocasiones la misma idea; la de que la chica que denunció a su grupo de amigos por una agresión sexual múltiple consintió los actos que se cometieron y participó explícitamente en ellos.

Varios medios de comunicación publican hoy la transcripción literal de la declaración de Prenda que, al igual que sus cuatro amigos sevillanos, se encuentra en prisión preventiva. Se les imputan delitos de agresión sexual, robo violento y contra la intimidad, por los que la Fiscalía solicita 22 años de cárcel, la acusación particular 24 años y las acusaciones populares del Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno Foral 25 años. Las defensas, que sostienen que las relaciones fueron consentidas, piden la absolución.

La declaración comienza con los primeros momentos de la noche en los que él, sentado en un banco de la Plaza del Castillo de Pamplona, inició una conversación con la joven madrileña. Según el relato, sus amigos se fueron uniendo a la conversación, aunque Prenda tiene bastantes lagunas acerca de los temas de conversación. Afirma que de algunas vanalidades se pasó a temas más sexuales: «Hay un momento en el que le proponemos... Bueno, ¿con quién te gusta más de...? Ya una vez que estábamos allí, ¿quién es el que te gusta más de nosotros? ¿con quién te irías?», a lo que la joven reconoció que «todos le parecemos bastante atractivos, que somos guapos». Entonces, el chico recuerda que le preguntó: «Pero, bueno, ¿te irías con dos?. Y ella dice que con dos, con tres, con cuatro, con cinco, con lo que hiciese falta». Y cuando el presidente del tribunal le insiste sobre ese tema, él se reafirma: «Esas palabras las tengo en mi cabeza: 'Con dos, con cinco, con los que me echen'».

A partir de ese momento, el juez intenta aclarar si son habituales entre el grupo de amigos de la Manada las relaciones sexuales múltiples: «Yo no era la primera vez que tenía sexo en grupo», respondió Prenda, pero el magistrado insistió «Es que no le he preguntado eso. Le pregunto si, nada más conocer a una persona durante cinco, diez minutos de conversación, les ha pasado alguna vez que esa mujer les diga 'quiero mantener relaciones'». Y Prenda reconoció que «a lo mejor con cinco, el número exacto no, pero sí que es verdad que con dos o tres, sí, no es la primera vez que nos pasa, no es la primera vez que me pasa».

Una de las partes de la declaración en la que Prenda tiene más lagunas es en el trayecto que recorrieron desde que abandonaron la plaza del Castillo hasta que llegaron al portal en el que cometieron los hechos denunciados. El joven reconoce que no conocía la ciudad y relata cómo, en un principio, buscaban un hotel o un hostal donde mantener las relaciones sexuales. Al no conseguirlo, fue él precisamente quien encontró una oportunidad en un portal, aprovechando que iba a entrar una vecina. Sujetó la puerta, esperó a cerciorarse de que la vecina entraba en su casa y salió a abrir la puerta al resto del grupo: los otros cuatro miembros de la Manada y la joven que les denunció después. A la pregunta del juez de si obligaron o no a la chica a entrar al portal, dice no recordad «el detalle de si iba de la manita de alguien o iba sola. Agarrada por las muñecas fuerte seguro que no». Después, entraron en el portal y buscaron «el sitio digamos más escorado del portal y ahí pues mantenemos relaciones sexuales».

A partir de ese momento comienza la parte más explícita de la declaración, en la que Prenda recuerda con detalle (y así lo describe) algunas de las partes más sensibles de las relaciones sexuales, según él consentido, entre los cinco amigos y la chica. En insiste en que consentido porque dice que todo comenzó con una frase de la chica que dio inicio a la relación sexual: «Uno de sus comentarios fue: 'Bueno, lo de cinturón negro lo tendrás que demostrar, ¿no?'. Y le bajé los pantalones y le hice sexo oral.». Antes de eso cree recordar que ella estaba «como besándose con Alfonso y le quita la camiseta a Alfonso. Pero tampoco pongo yo en pie si una cosa u otra. Yo juraría que lo primero lo primero fue besarse con Alfonso, empezar a quitarle la camiseta, y decirme a mí que le demostrase eso». «¿Recuerda si primero le hizo la felación y después usted la penetró vaginalmente?», le pregunta el presidente del Tribunal. «Yo juraría que el orden mío fue: yo le hice sexo oral a ella mientras yo me tocaba, cuando terminé de hacerle sexo oral ya estaba... Ella empieza a también hacerme sexo oral a mí... Y ese es el orden. Yo sexo oral a ella, ella sexo oral a mí y después la penetración». Además, relata que hubo momentos en los que estos actos con él se simultanearon con otros con algunos de sus amigos.

En este punto, hay un momento de confusión entre esta declaración y la primera realizada por Prenda ante el juzgado de Instrucción el 2 de septiembre del 2016. Entonces, él aseguró que «ella era la que decía lo que quería y que era participativa al cien por cien». Ahora, se reafirma en sus palabras, «todos en ese momento hacíamos lo que queríamos». El juez insiste y él responde: «Si ella, por ejemplo, quería hacerle una felación a uno, una felación a otro o que uno hiciese sexo con ella en plan de hacerlo, pues lo diría y así se haría en su momento». El juez le pregunta si lo diría o lo dijo y él se mantiene en su primera declaración: «Esa declaración fue el 2 de septiembre, a poco del 7 de julio, y ahora ya han pasado 16 meses, no me acuerdo exactamente... Si en la declaración dije eso sería así, porque estaba muchísimo más cercano». 

Era evidente que estábamos grabando

Poco después, la declaración pasa a tratar el asunto de la grabación de la relación sexual múltiple con un teléfono móvil. «A ella le dijeron en algún momento que estaban grabando?», pregunta el juez; «Pues no lo recuerdo, pero, vamos, era evidente», responde Prenda. El acusado tampoco recuerda si la chica hizo algún comentario sobre la grabación, «si les pidió que no le grabaran» ni les dijo «luego me lo pasáis». El juez le pregunta por el uso de la grabación y si es algo habitual en su grupo «Para uso personal. Eso se lo tiene que preguntar usted a Antonio, que el que grabó», responde. Y reconoce que no le sorprendió que le grabaran, le pareció algo normal aunque «no recuerdo si habíamos hecho más grabaciones antes». Prenda dice que sí había hecho otros vídeos con otras personas, pero no con estos miembros de La Manada.

A este grupo de Whatsapp enviaron un comentario horas después de aquella madrugada del 6 de julio del 2016. «¿Recuerda usted las palabras textuales que puso?» «Sí, sí, las he dicho antes: 'Hemos follado los cinco, hay vídeos'». Pero el juez le corrige: «En concreto, en el chat La Manada, usted pone: 'Follándonos a una los cinco... Sí, sí ...Todo lo que cuente es poco, puta pasada de viaje. Hay vídeo».

El presidente del tribunal le pregunta si tenían intención de enseñar ese vídeo, algo que Prenda «no vía mal, como una parte de la fiesta más». El juez ahonda sobre este asunto y le pregunta si «le parecía que eso no tenía ningún problema, el enseñar unas imágenes de carácter sexual a terceras personas, con otra persona que en principio no les ha dicho si está de acuerdo o no, ¿les parecía normal?», a lo que él responde que sí.

La dramática declaración de la joven violada por La Manada

Juan M. Arribas

Así es el grave trauma que sufre

«Me vi rodeada por aquellos cuatro, noté que me quitaban la riñonera, el sujetador y me desabrochaban el jersey atado a la cintura. Empecé a sentir más miedo cuando me agarraron de la mandíbula y me acercaron para hacer una felación, y otro me agarraba de la cadera y me bajaba los leggins. En ese momento estaba totalmente en shock, no sabía qué hacer, quería que todo pasara rápido y cerré los ojos para no enterarme de nada y que pasara rápido».

La dramática declaración de la víctima de la violación de los Sanfermines, publicada por Noticias de Navarra, describe la brutalidad de la agresión y el miedo atroz que sintió durante la violación. «Me daba igual lo que pasaba. Me sometí para que acabara». La mujer relata también las graves consecuencias psicológicas que padece desde entonces (pesadillas, insomnio, problemas de concentración) y que la defensa de La Manada ha querido cuestionar.

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

El líder de la Manada al juez: «Ella nos dijo que se iría 'con dos, con cinco, con los que me echen'»