Una disputa de tres siglos: Gibraltar, el contencioso que siempre vuelve

ACTUALIDAD

Frank Rumpenhorst | DPA

España nunca ha renunciado a recuperar la soberanía, pero Londres se ha negado a negociar

24 nov 2018 . Actualizado a las 18:54 h.

España nunca ha abandonado su pretensión de recuperar la soberanía de Gibraltar, pero durante los últimos años ha optado por el pragmatismo ante la cerrazón británica a negociar.

En las últimas fechas, el Gobierno llegó a asegurar que estaba dispuesto a votar no al acuerdo de la UE sobre el brexit al considerar que arrebataba a nuestro país el derecho a tener la última palabra sobre el futuro del Peñón.

¿Por qué Gibraltar es británica?

Como consecuencia de la firma del Tratado de Utrecht de 1713, que puso fin a la Guerra de Sucesión Española, que se desató en 1701 al morir sin descendencia Carlos II, último representante de los Austrias, y que impuso a la corona española ceder la soberanía de Gibraltar al Reino Unido. Fue el precio que tuvo que pagar Felipe V, primer rey de la Casa de Borbón, en un intercambio de «paz por territorios», que incluía la cesión de otras posesiones. En su artículo X, el Tratado establece que cede a la Corona británica «la plena y entera propiedad de la ciudad y castillo de Gibraltar, conjuntamente con su puerto, defensas y fortalezas que le pertenecen». También que España tendrá derecho preferente de adquisición si en algún momento Londres decide «dar, vender o enajenar» el territorio.