Pablo Iglesias vuelve en el peor momento de Podemos

El líder de la formación regresa hoy de su baja de paternidad


Vuelve él. El poco afortunado cartel que anunció su regreso, destacando el pronombre «él» sobre la imagen de un Pablo Iglesias mesiánico frente a la multitud, fue una muesca más en la cadena de golpes que viene sufriendo Podemos en los últimos meses. La vuelta del secretario general tras su baja por paternidad se producirá hoy en Madrid, a las seis de la tarde junto al Museo Reina Sofía, donde la formación ha celebrado sus grandes noches electorales. Hoy será diferente: en un ambiente irremediablemente tenso y sin la presencia de figuras históricas en la corta vida del partido.

La principal ausencia será la de Íñigo Errejón. La tensión entre ambos cofundadores terminó rompiendo con la marcha de este para montar su propia candidatura a las autonómicas con Más Madrid, asociado a la alcaldesa Manuela Carmena, que a su vez se plantó ante Podemos descartando la intervención del partido en sus listas. Iglesias intentó introducir al ex-JEMAD Julio Rodríguez, uno de sus fichajes procedentes de la sociedad civil que nunca llegó a encajar.

«Una época vertiginosa»

Esta semana comunicó su retirada de la primera línea política Pablo Bustinduy, secretario de organización, cabeza de lista para las europeas del próximo 26 de mayo y vinculado al sector errejonista, que Podemos sigue purgando tras despedir a once trabajadores afines aplicándoles los criterios de la reforma laboral contra la que se opone el partido.

El secretario de organización de Podemos, Pablo Echenique, quiso restar importancia a las renuncias de Bustinduy, Ramón Espinar u Óscar Guardingo alegando ayer en La Sexta que la política vive hoy una «época vertiginosa». «Salimos con fuerza para afrontar las elecciones», destacó Echenique, pese a un panorama electoral muy adverso según las encuestas sobre intención de voto. Del programa con el que llegará Iglesias, por ahora, poco se sabe. La formación adelantó ayer un plan para gravar un 3 % a las grandes fortunas y recaudar 10.000 millones de euros.

Ruptura con En Marea

La crisis en la cúpula de Podemos se extiende al resto del territorio. La plataforma que buscó aglutinar a la izquierda terminó atomizando a Izquierda Unida, absorbida por las siglas Unidas Podemos. Pero no solo eso. Los pactos que mantenía en Galicia y Valencia con En Marea y Compromís han terminado por romper de forma definitiva. Podemos concurrirá en la comunidad bajo la fórmula En Común, compitiendo por el mismo espacio de votos con En Marea, que hasta ahora contaba con cinco escaños.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Pablo Iglesias vuelve en el peor momento de Podemos