La lactancia materna reduce hasta en en un 25 % la obesidad infantil

España presenta algunas de las cifras más altas de obesidad severa dentro de la Unión Europea


redacción / la voz

España está entre los países con un mayor número de niños que sufren obesidad infantil. No solo eso, nuestro país tiene algunos de los peores datos cuando se habla de obesidad severa. Esos niños, tienen mayores probabilidades de seguir siendo obesos en la edad adulta y de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares. Cuando se comparan niños con sobrepeso con niños con obesidad severa, estos últimos tienen un perfil de factor de riesgo cardio-metabólico mucho peor.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado dos estudios que alertan sobre esa epidemia que se está cebando con los países del sur de Europa.

Por un lado, La prevalencia de obesidad severa en los niños de primaria en 21 países europeos, ha revelado que la obesidad severa afecta a casi 400.000 de los aproximadamente 13, 7 millones de niños de 6 a 9 años que viven en los países participantes. Este estudio es el primero que investiga la prevalencia de esta enfermedad.

Llaman la atención los datos de Grecia, Italia y España que tienen las cifras más altas de obesidad severa, por encima del 4%.

Los investigadores han puesto sobre la mesa como uno de los motivos, el hecho de que cada vez hay menos personas siguen los principios de la dieta mediterránea.

Hasta el momento, no existe un acuerdo en cuanto a una clasificación de la obesidad en edades pediátricas como sí lo hay para la edad adulta. No obstante, hay algunos criterios generales que sirven para orientar y definir una conducta al respecto. Se considera que el 85 Percentil de IMC es sobrepeso y 95 Percentil es obesidad.

Lactancia materna

El segundo estudio, denominado Asociación entre las características al nacer, la lactancia materna y la obesidad, en 22 países, concluye que el bajo nivel de lactancia materna, a pesar de que se ha demostrado que esta práctica reduce el riesgo de obesidad, empeora los datos y la situación.

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida. A partir de entonces, los bebés deben recibir alimentos complementarios nutricionalmente adecuados con lactancia continua hasta los 2 años de edad o más.

Según este estudio, la lactancia materna puede reducir las posibilidades de que un niño se vuelva obeso hasta en un 25%.

Los datos provienen de casi 30.000 bebés monitoreados como parte de la iniciativa de la OMS para la vigilancia de la obesidad infantil (Cosi).

Las mayores tasas de obesidad se encontraron en España (17, 7 %). También se da en nuestro país, solo superado por Malta, la mayor prevalencia de obesidad entre los niños que nunca han sido amamantados (21 %).

Un 22 % de los bebés nacidos en España nunca tomaron pecho, el 45 % se alimentó de leche materna durante menos de seis meses y el 21 % superó esa edad, según los datos de la Organización Mundial de la Salud. La mayor prevalencia de lactancia materna prolongada se da en países de Asia Central.

El objetivo mundial está puesto en aumentar esa prevalencia de la lactancia materna exclusiva en los primeros 6 meses hasta, al menos, el 50 % para 2025.

Los expertos de la OMS que lideraron esta investigación en toda Europa piden más ayuda y aliento a las mujeres para que amamanten, así como medidas para frenar la comercialización inapropiada de la leche de fórmula que, según el autor principal, el Dr. João Breda, engañó a las mujeres para que pensaran que el pecho no es necesariamente mejor. Promover la lactancia materna es una «ventana de oportunidad» contra la obesidad.

Además, los datos de este estudio también han encontrado otras vinculaciones. El mayor peso al nacer se asoció con un mayor riesgo de sobrepeso. Los niños prematuros también tienen mayores probabilidades de ser obesos.

La receta de la OMS para criar niños sanos: jugar, dormir y olvidarse de las pantallas

UXÍA RODRÍGUEZ

Ni televisión, ni vídeos, ni juegos en el móvil para menores de 2 años y un máximo de una hora a partir de esa edad

Los niños tienen que jugar. Es el principal consejo de la Organización Mundial de la Salud. Por primera vez, la OMS ha publicado una guía de recomendaciones para pequeños de 0 a 5 años. Directrices sobre actividad física, sedentarismo y sueño desde que nacen porque, cuanto antes se instauren unas costumbres de vida saludables, más fácil será mantenerlas en el futuro. Lo que hagan en esos primeros años contribuirá a su desarrollo motor y cognitivo y a su salud a lo largo de toda la vida. 

Un comité de expertos se ha encargado de elaborar una guía con pautas específicas para aplicar en los niños en función de su edad. «Aumentar la actividad física, reducir el sedentarismo y garantizar un sueño de calidad para los niños pequeños mejorará su salud física y mental y su bienestar, y ayudará a prevenir la obesidad infantil y las enfermedades asociadas a ella en etapas posteriores de la vida», asegura la a Dra. Fiona Bull, directora del programa de la OMS de vigilancia y prevención poblacionales de enfermedades no transmisibles.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La lactancia materna reduce hasta en en un 25 % la obesidad infantil