Suman entre los dos 180 escaños, una clara mayoría absoluta. Uno se define como liberal progresista; el otro, socialdemócrata. Si el PSOE y Ciudadanos pactaran, la estabilidad política estaría asegurada durante cuatro años y los secesionistas y los nacionalistas serían irrelevantes para la gobernabilidad de España. Pero ni Sánchez ni Rivera contemplan esa posibilidad, sobre todo después del cordón sanitario impuesto por el segundo. Sin embargo, ambos pactaron hace algo más de tres años, cuando solo sumaban 130 diputados, tras 21 días de intensas negociaciones. Estas son algunas de las 200 medidas que plasmaron en el Acuerdo para un Gobierno reformista y de progreso.

1. Constitución

Reforma con reconocimiento de nuevos derechos y desarrollo federal.  Creación, en el plazo de un mes, de una subcomisión en el seno de la Comisión Constitucional del Congreso, para que durante seis meses presentara un acuerdo que abordara las siguientes reformas: reconocimiento de nuevos derechos civiles y políticos; reconocimiento como derechos fundamentales de derechos sociales e incorporación de garantías sobre su dotación presupuestaria; supresión de la preferencia del varón sobre la mujer en la sucesión a la Corona; revisión del sistema electoral; reforma del Senado; incorporación del ‘hecho’ UE; y revisión del Título VIII y desarrollo del concepto de Estado Federal.

2. Cataluña

No a los referendos de autodeterminación. Oponerse a todo intento de convocar un referendo con el objetivo de impulsar la autodeterminación de cualquier territorio de España. Ambas partes manifestaron su permanente e inequívoco compromiso compartido con la unidad e integridad de España y la defensa del orden constitucional.

3. laboral

Tres contratos. Junto a los de relevo y para la formación, se establecían dos tipos de contratos de trabajo: indefinido y «estable y progresivo», con una duración máxima de dos años. Con indemnización creciente por despido por causas económicas, organizativas, productivas, técnicas y de finalización del trabajo de 12 días el primer año, 16 el segundo y 20 para los contratos indefinidos. En caso de despido improcedente, 20, 25 y 33. Cotización reducida para autónomos.

4. impuestos

Congelación del IRPF, impuesto a los ricos. Se llegó a un equilibrio entre la pretensión de Ciudadanos de no subir impuestos y la socialista de gravar a los ricos y las grandes empresas. Por un lado, acordaron reformar el IRPF con el objetivo de reducir la tributación de las rentas del trabajo cuando la situación presupuestaria lo permita y, mientras, no subirles los tipos. Por otro, estudiar la creación de un impuesto sobre grandes fortunas y reformar el impuesto de sociedades para acercar los tipos efectivos a los tipos nominales.

5. educación y ciencia

Pactos de Estado. Constituir una Mesa para alcanzar un pacto social y político por la educación en el plazo de seis meses para elaborar un marco legal consensuado, con la consiguiente paralización inmediata de la Lomce. Pacto por la ciencia, con la incorporación de 10.000 investigadores en cuatro años.

6. plan de emergencia y salario mínimo

Plan de choque de 7.000 millones. Prioridad a la lucha contra la pobreza y la exclusión, con un plan de choque que distribuiría 7.000 millones de euros para un ingreso mínimo vital y un complemento salarial garantizado. Reconocía el derecho de los desahuciados a que se les facilitara una vivienda en régimen de alquiler social. Subida de al menos el 1 % del salario mínimo en el 2016 y crear un comité para posteriores subidas anuales.

7. REFORMA electoral y corrupción

Listas desbloqueadas. Cese de altos cargos, parlamentarios y concejales cuando se les abra juicio oral por delito doloso. Cinco años de incompatibilidad para luchar contra las puertas giratorias. Listas desbloqueadas para la elección de diputados.

8. reforma justicia

Fin de los aforamientos. Supresión del aforamiento de diputados, senadores y miembros de los parlamentos autonómicos. Derogación inmediata de la prisión permanente revisable. Supresión de las diputaciones provinciales de régimen común.

9. cambio climático

Cierre de centrales nucleares. Moratoria para el fracking, cierre progresivo de las centrales nucleares cuando cumplan 40 años de vida útil.

10. igualdad

Permisos de maternidad y paternidad más largos. Pasarían de las 18 semanas en que se situaban en ese momento a 26. El de maternidad se ampliaba de 6 a 8 semanas. El de paternidad se establecía en 8 intransferibles. La distribución de las 10 semanas restantes será opcional entre la madre y el padre.

La animadversión personal que frustra la estabilidad

Albert Rivera esgrime motivos políticos para justificar su cordón sanitario a Pedro Sánchez, al que considera un «peligro para España» por sus pactos con los separatistas. Pero, en el fondo, lo que subyace es una animadversión personal mutua que está haciendo inviable lo que en Europa sería lo más lógico, un acuerdo entre la socialdemocracia y el centro liberal, aunque es cierto que Ciudadanos ha girado claramente a la derecha. El líder de la formación naranja no da marcha atrás a pesar de las presiones que está recibiendo de amplios sectores sociales que consideran que un Gobierno o un pacto de legislatura PSOE-Cs sería lo mejor para España, porque daría estabilidad política durante cuatro años, generaría confianza económica y convertiría en irrelevantes a los independentistas y a los nacionalistas vascos en la gobernabilidad. Pero Rivera se niega incluso a acudir a la Moncloa para reunirse con Sánchez.

Crisis interna

Su «no es no» ha provocado una crisis en su partido, con varias dimisiones, entre ellas la de uno de sus cerebros económicos, Toni Roldán, la ruptura con Manuel Valls y los avisos de Macron por su acercamiento a Vox, y se ha formado un sector crítico liderado por Luis Garicano y Francisco Igea, partidarios de permitir la investidura de Sánchez. Rivera ha resistido su envite enseñándoles la puerta de salida.

Su decisión, que a estas alturas parece inamovible, se inscribe en una estrategia a medio plazo, liderar el bloque de la derecha como vía para cumplir su objetivo personal, que es ser presidente del Gobierno en la próxima legislatura. No logró el sorpasso al PP en las generales por muy poco y cree que empujando a Sánchez a pactar con Podemos y depender de ERC lo irá socavando.

¿Cuándo se deterioró la relación entre ambos? La victoria de Inés Arrimadas en las elecciones catalanas de diciembre del 2017 disparó a Ciudadanos en las encuestas. Rivera se veía en la Moncloa, con Rajoy en caída libre por la corrupción. Pero la moción de censura que presentó Sánchez desbarató sus planes. Desde entonces, los puentes se rompieron y se han convertido en acérrimos enemigos políticos. Sánchez llegó a situar a Rivera en la extrema derecha y se ha limitado a pedirle la abstención, sin entrar a negociar nada con él. Por su parte, Rivera ha desarrollado una especie de obsesión por el líder socialista, hasta el punto de que repite Sánchez y «sanchismo» sin parar en todas sus intervenciones públicas.

El coste del pacto entre Sánchez e Iglesias sería lesivo para Galicia

Gonzalo Bareño
Iglesias, reunido con el sindicato vasco ELA el jueves
Iglesias, reunido con el sindicato vasco ELA el jueves

PNV, Compromís, PRC y ERC, socios necesarios, exigen inversiones millonarias para facilitar la investidura

La posibilidad de que Pedro Sánchez acabe optando por un pacto de investidura o un Gobierno de coalición con Unidas Podemos lleva aparejada irremediablemente la formación de un bloque para completar la mayoría simple en segunda votación en el que se incluyen partidos nacionalistas y regionalistas, además de un acuerdo con los independentistas de ERC para que facilitaran la investidura con al menos su abstención. Pero con esa fórmula, una vez elegido presidente del Gobierno, Sánchez seguiría dependiendo de esos partidos, incluidos los independentistas catalanes, para garantizarse la aprobación de las leyes en el Parlamento, incluidos los Presupuestos. Esa dependencia se traduciría en primer lugar en una serie de compromisos de inversión en cada uno de los territorios a los que pertenecen sus socios potenciales a cambio de su apoyo en la investidura, pero también en concesiones millonarias para aprobar los Presupuestos. Una situación que afectaría negativamente a las comunidades que no cuentan con nacionalistas que formen parte de esa mayoría. Entre ellas, Galicia.

Seguir leyendo

Comentarios

PSOE y Ciudadanos, el acuerdo que sí fue posible hace tres años