El Estado no se plantea vender a corto plazo su 16% de la nueva CaixaBank

La Voz REDACCIÓN / AGENCIAS

ACTUALIDAD

La fusión ahorrará 770 millones de euros en costes a partir del 2023

18 sep 2020 . Actualizado a las 20:39 h.

El canje de la fusión entre Bankia y CaixaBank, el secreto mejor guardado de la operación, ya está sobre la mesa: 0,6485 acciones de CaixaBank por cada título de Bankia, lo que representa una prima del 20 % sobre la cotización que tenía el banco nacionalizado a comienzos de mes, antes de que saltaran a la luz las conversaciones para la integración. La ecuación supone valorar Bankia en 4.300 millones de euros (1,41 euros por acción).

En estos términos, los accionistas de CaixaBank controlarán el 74,2 % del nuevo banco; y los de Bankia, el 25,8% restante. Así las cosas, el Estado, a través del FROB, tendrá una participación en el mayor banco del país del 16,1 %, y la Fundación Bancaria La Caixa, a través de Criteria, alrededor del 30 %. El resto del capital estará en bolsa (un 37 % en manos de inversores institucionales y otro 17 % en poder de pequeños accionistas).

De todos es conocido que la permanencia del FROB en el accionariado del primer banco del país tiene fecha de caducidad. Pero está por determinar. Por ahora, la salida del Estado, y con ella la recuperación de una parte del millonario rescate que en su día recibió Bankia para mantenerse a flote, no está sobre la mesa. Y es que, como se encargó hoy de recordar el actual presidente del banco nacionalizado y futuro presidente ejecutivo de la nueva entidad, José Ignacio Goirigolzarri, «con la banca cotizando en los niveles más bajos en 30 años, no parece el mejor momento para hacerlo». Para Goirigolzarri, «la fusión es la mejor opción para recuperar las ayudas».